Guías o lecciones de la Escuela Sabática para el Estudio de la Biblia

Lecciones para adultos: "Salvación solo por la fe: El libro de Romanos"

Cuarto trimestre (octubre-diciembre) de 2017

Lección 4: "Justificación por fe"

Para el 28 de octubre de 2017

Sábado | Domingo | Lunes | Martes | Miércoles | Jueves | Viernes

 

Ir ArribaSábado 21 de octubre

Lee Para el Estudio de esta Semana: Romanos 3:19-28.

Para Memorizar: “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley” (Rom. 3:28).

En esta lección llegamos al tema básico de Romanos: la justificación por la fe, la gran verdad que, más que cualquier otra verdad, dio lugar a la Reforma Protestante. Y a pesar de todas las afirmaciones en contrario, Roma no ha cambiado respecto a esta creencia hasta ahora, así como no lo hizo en 1520, cuando el Papa León emitió una bula papal condenando a Lutero y sus enseñanzas. Lutero quemó una copia de la bula porque si había una enseñanza que nunca podría hacer concesiones era y es la justificación por la fe.

La frase en sí es una figura basada en la ley. El transgresor de la ley se presenta ante un juez y es condenado a muerte por sus transgresiones. Pero aparece un sustituto y toma sobre sí las faltas del transgresor, y limpia al infractor. Al aceptar al sustituto, el culpable ahora se encuentra ante el juez, no solo libre de su culpabilidad, sino que también se considera que nunca cometió las faltas por las que fue llevado ante los tribunales. Y eso es porque el sustituto, que tiene un historial perfecto, le ofrece al transgresor perdonado su propio cumplimiento de la ley.

En el plan de salvación cada uno de nosotros es el transgresor. El sustituto, Jesús, tiene un historial perfecto, y él se presenta ante la corte en nuestro lugar, y su justicia es aceptada en lugar de nuestra injusticia. Por eso somos justificados ante Dios, no por nuestras obras, sino por causa de Jesús, cuya justicia se hace nuestra cuando la aceptamos “por fe”. ¡Hablando de buenas noticias! A decir verdad, no puede haber nada mejor que esta noticia.

 

Ir ArribaDomingo 22 de octubre: Las obras de la ley

Lee Romanos 3:19 y 20. ¿Qué dice Pablo sobre la ley, sobre lo que hace y sobre lo que no hace o no puede hacer? ¿Por qué es tan importante que todos los cristianos comprendan este tema?

Pablo está usando el término ley en su sentido amplio, según lo entendían los judíos en su época. Por el término Torá (la palabra hebrea para “ley”), un judío aún hoy piensa específicamente en las instrucciones de Dios en los primeros cinco libros de Moisés, pero también más en términos generales en todo el Antiguo Testamento. La ley moral (más su amplificación en los estatutos y juicios, así como los preceptos ceremoniales) era parte de estas instrucciones. Debido a esto, aquí podemos pensar en la ley como el sistema del judaísmo.

Estar bajo la ley significa estar bajo su jurisdicción. Sin embargo, la ley revela los defectos y la culpa de una persona ante Dios. La ley no puede eliminar esa culpa; lo que puede hacer es llevar al pecador a buscar un remedio para eso.

Cuando aplicamos el libro de Romanos en nuestra época, cuando la ley judía deja de ser un factor, pensamos en la ley especialmente en términos de la ley moral. Esta ley no puede salvarnos, así como el sistema del judaísmo tampoco podía salvar a los judíos. Salvar a un pecador no es la función de la ley moral. Su función es revelar el carácter de Dios y mostrar dónde es que la gente no logra reflejar ese carácter.

Cualquiera que sea la ley (moral, ceremonial, civil o una combinación de todas ellas), guardar todas y cada una de ellas en sí no hará que una persona sea justa a la vista de Dios. Es más, la ley nunca tuvo esa finalidad. Al contrario, la ley debía señalar nuestras deficiencias y conducirnos a Cristo.

La ley no puede salvarnos, así como los síntomas de una enfermedad no pueden curarnos de una enfermedad. Los síntomas no curan; indican la necesidad de curarse. Así es como funciona la ley.

¿Cuánto éxito has tenido en tus esfuerzos por guardar la ley? ¿Qué debiera decirte esa respuesta sobre la futilidad de tratar de ser salvo guardando la ley?

 

Ir ArribaLunes 23 de octubre: La justicia de Dios

“Ahora, sin la mediación de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, de la que dan testimonio la ley y los profetas” (Rom. 3:21, NVI). ¿Cómo podemos entender lo que significa este versículo?

Esta nueva justicia se contrasta con la justicia de la ley, que era la justicia con la que estaban familiarizados los judíos. La nueva justicia se llama “la justicia de Dios”; es decir, una justicia que viene de Dios, una justicia que Dios provee, y la única que él acepta como verdadera justicia.

Por supuesto que esta es la justicia que Jesús obró en su vida mientras estuvo aquí en cuerpo humano, una justicia que les ofrece a todos los que la aceptan por fe, que la reclaman para sí, no porque la merezcan, sino porque la necesitan.

“La justicia es obediencia a la ley. La ley demanda justicia, y ante la ley, el pecador debe ser justo. Pero es incapaz de serlo. La única forma en que puede obtener la justicia es mediante la fe. Por fe puede presentar a Dios los méritos de Cristo, y el Señor coloca la obediencia de su Hijo en la cuenta del pecador. La justicia de Cristo es aceptada en lugar del fracaso del hombre, y Dios recibe, perdona y justifica al alma creyente y arrepentida, la trata como si fuera justa, y la ama como ama a su Hijo” (MS 1:430) ¿Cómo puedes aprender a aceptar esta maravillosa verdad? (Ver además Rom. 3:22.)

La fe de Jesucristo (RVA) es, sin duda, la fe en Jesucristo (RVR). Cuando obra en la vida cristiana, la fe es mucho más que un asentimiento intelectual; es más que un simple reconocimiento de ciertos hechos sobre la vida de Cristo y su muerte. La verdadera fe en Jesucristo es aceptarlo como Salvador, Sustituto, Garante y Señor. Es escoger su modo de vida. Es confiar en él y procurar vivir por fe conforme a sus mandamientos.

 

Ir ArribaMartes 24 de octubre: Por su gracia

Lee Romanos 3:24, teniendo en cuenta lo que hemos estudiado hasta aquí sobre la ley y lo que la ley no puede hacer. ¿Qué está diciendo Pablo? ¿Qué significa que la redención es en Jesús?

¿Qué es esta idea de “ser justificados” que encontramos en el versículo? La palabra griega dikaioo, traducida como “justificar”, puede significar “hacer justo”, “declarar justo” o “considerar justo”. La palabra se forma sobre la misma raíz que dikaiosune, “justicia”, y que la palabra dikaioma, “requerimiento justo”. Por lo tanto, existe una estrecha conexión entre “justificación” y “justicia”, una conexión que no siempre se da en diversas traducciones. Somos justificados cuando somos “declarados justos” por Dios.

Antes de esta justificación, una persona es injusta y, por lo tanto, inaceptable para Dios; después de la justificación la persona es considerada justa y por lo tanto aceptable para él.

Y esto sucede solamente a través de la gracia de Dios. Gracia significa favor. Cuando un pecador acude a Dios en busca de salvación, es un acto de gracia considerar o declarar que esa persona es justa. Es un favor inmerecido, y el creyente es justificado sin ningún mérito propio, sin ninguna pretensión de ofrecerle a Dios en nombre propio más que su absoluta impotencia. La persona es justificada mediante la redención que es en Cristo Jesús, la redención que Jesús ofrece como sustituto y garante del pecador.

La justificación se presenta en Romanos como un acto puntual; es decir, se da en un momento determinado en el tiempo. En un momento el pecador está afuera, es injusto e inaceptable; al instante siguiente, después de la justificación, la persona está adentro, es aceptada y justa.

La persona que está en Cristo ve la justificación como un acto pasado, que ocurrió cuando se entregó totalmente a Cristo. “Justificados” (Rom. 5:1), literalmente es “al haber sido justificados”.

Por supuesto, si el pecador justificado se apartase y luego regresara a Cristo, la justificación volvería a tener lugar. Además, si se supone que la reconversión es una experiencia diaria, existe la idea de que la justificación podría considerarse una experiencia repetitiva.

Con la buena noticia de que la salvación es tan benigna, ¿qué impide que la gente la acepte? En tu propia vida, ¿qué cosas hacen que te abstengas de todo lo que el Señor te promete y te ofrece?

 

Ir ArribaMiércoles 25 de octubre: La justicia de Cristo

En Romanos 3:25, Pablo da mayores detalles sobre la gran noticia de la salvación. Utiliza una palabra sofisticada, propiciación. La palabra griega para ella, hilasterion, en el Nuevo Testamento aparece solo aquí y en Hebreos 9:5, donde se traduce como “propiciatorio”. Por la manera en que se usa en Romanos 3:25 para describir el ofrecimiento de la justificación y la redención mediante Cristo, la propiciación parece representar el cumplimiento de todo lo que tipificaba el propiciatorio en el santuario del Antiguo Testamento. Por lo tanto, esto significa que por su muerte sacrificial, Jesús ha sido proclamado el medio de salvación y se lo representa como el proveedor de la propiciación. En síntesis, esto significa que Dios hizo lo que se necesitaba para salvarnos.

El versículo también habla de pasar por alto los pecados. Son nuestros pecados los que nos hacen inaceptables ante Dios. No podemos hacer nada por nosotros mismos para eliminar nuestros pecados. Pero en el plan de redención, Dios ha provisto un camino para que estos pecados sean remitidos mediante la fe en la sangre de Cristo.

La palabra para “pasar por alto” es paresis en griego, que significa literalmente “pasar por encima” o “pasar de largo”. “Pasar por alto” de ningún modo es ignorar los pecados. Dios puede pasar por alto los pecados del pasado porque Cristo ha pagado el castigo por los pecados de todos mediante su muerte. Por lo tanto, cualquiera que tenga “fe en su sangre” puede librarse de sus pecados, porque Cristo ya murió por él (1 Cor. 15:3).

Lee Romanos 3:26 y 27. ¿Qué comentario hace Pablo?

La buena noticia que Pablo estaba ansioso de compartir con todos los que lo escucharan era que “su [de Dios] justicia” estaba disponible para la humanidad, y que la recibimos, no por las obras ni por mérito propio, sino por la fe en Jesús y lo que él ha hecho por nosotros.

A causa de la cruz del Calvario, Dios puede declarar justos a los pecadores y seguir siendo justo a la vista del universo. Satanás no puede señalar a Dios con ningún dedo acusador, porque el Cielo ha hecho el sacrificio supremo. Satanás había acusado a Dios de pedirle a la raza humana más de lo que estaba dispuesto a dar. La Cruz refuta esta afirmación.

Es probable que Satanás esperara que Dios destruyera el mundo después de haber pecado. En vez de eso, Dios envió a Jesús para salvarlo. ¿Qué nos dice esto sobre el carácter de Dios? ¿Cómo debiera impactar en nuestro modo de vida el hecho de conocer su carácter? ¿Qué harás de forma distinta en las próximas 24 horas directamente como resultado de saber cómo es Dios?

 

Ir ArribaJueves 26 de octubre: Sin las obras de la ley

“Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley” (Rom. 3:28). ¿Significa esto que no estamos obligados a obedecer la ley aunque la ley no nos salve? Explica tu respuesta.

En el contexto histórico, en Romanos 3:28 Pablo hablaba de la ley en el sentido amplio del sistema del judaísmo. Sin importar cuánto se esmerara un judío para intentar vivir bajo este sistema, este no podía ser justificado si no aceptaba a Jesús como el Mesías.

Romanos 3:28 es la conclusión que Pablo hace de su afirmación de que la ley de la fe excluye la jactancia. Si un hombre es justificado por sus propias acciones, puede jactarse de ello. Pero cuando es justificado porque Jesús es el objeto de su fe, entonces el crédito indudablemente pertenece a Dios, que justificó al pecador.

Elena G. de White da una interesante respuesta a la pregunta: “¿Qué es la justificación por la fe?” Ella escribió: “Es la obra de Dios que abate en el polvo la gloria del hombre y hace por el hombre lo que este no puede hacer por sí mismo” (TM 456).

Las obras de la ley no pueden expiar los pecados pasados. No se puede ganar la justificación. Solo se puede recibir mediante la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo. Por lo tanto, en este sentido las obras de ley no tienen nada que ver con la justificación. Ser justificado sin obras significa ser justificado sin que haya algo en nosotros para merecer la justificación.

Pero muchos cristianos han malinterpretado este versículo y lo han aplicado erróneamente. Dicen que todo lo que hay que hacer es creer, mientras minimizan las obras y la obediencia, incluso la obediencia a la ley moral. Al hacer esto, malentienden a Pablo. En el libro de Romanos y en otros lugares, Pablo le da mucha importancia al hecho de guardar la ley moral. Jesús sin duda la guardó, al igual que Santiago y Juan (Mat. 19:17, Rom. 2:13, Sant. 2:10, 11, Apoc. 14:12). El argumento de Pablo es que, aunque la obediencia a la ley no es el medio para la justificación, la persona que es justificada por la fe sigue guardando la ley de Dios y, de hecho, es la única que puede guardar la ley. Una persona no regenerada que no ha sido justificada nunca puede cumplir con los requisitos de la ley.

¿Por qué es tan fácil quedar atrapado en la trampa de pensar que porque la ley no nos salva, no tenemos que preocuparnos por guardarla? ¿Alguna vez has racionalizado persistentemente el pecado al reclamar la justificación por la fe? ¿Por qué es una postura muy peligrosa? Al mismo tiempo, ¿dónde estaríamos sin la promesa de la salvación, aun cuando nos veamos tentados a abusar de ella?

 

Ir ArribaViernes 27 de octubre

Para Estudiar y Meditar:

Lee Elena G. de White, Mensajes selectos, t. 1, “La justicia de Cristo en la ley”, pp. 278-281; “Venid y buscad y encontrad”, pp. 389-393; “La perfecta obediencia mediante Cristo”, pp. 438, 439; Palabras de vida del gran Maestro, “Dónde hallar la verdad”, pp. 98-100.

“Aunque la ley no puede remitir el castigo del pecado, sino cargar al pecador con toda su deuda, Cristo ha prometido perdón abundante a todos los que se arrepienten y creen en su misericordia. El amor de Dios se extiende en abundancia hacia el alma arrepentida y creyente. El sello del pecado en el alma puede ser raído solamente por la sangre del Sacrificio expiatorio [...] de aquel que era igual al Padre. La obra de Cristo, su vida, humillación, muerte e intercesión por el hombre perdido, magnifican la ley y la hacen honorable” (MS 1:435).

“El carácter de Cristo toma el lugar del tuyo, y eres aceptado delante Dios como si jamás hubieses pecado” (CC 62).

“Cuando el apóstol dice que somos justificados ‘sin las obras de la ley’, no habla de las obras de fe y de la gracia; porque el que hace esas obras, no cree que es justificado por hacer estas obras. (Al hacer esas obras de fe), el creyente busca ser justificado (por fe). Lo que el apóstol quiere decir con ‘las obras de la ley’ son las obras en las que confían los que se creen justos, como si al hacerlo, fuesen justificados y por lo tanto fuesen justos debido a sus obras. En otras palabras, si bien hacen lo bueno, no buscan la justicia, sino que simplemente quieren jactarse de que ya han obtenido la justicia mediante sus obras”.-M. Lutero, Commentary on Romans, p. 80.

Preguntas para Dialogar:

  1. Lee los versículos para esta semana y luego, con tus propias palabras, escribe un párrafo resumiendo lo que dicen. Comparte los párrafos con la clase.

  2. Lee la cita anterior de Lutero. ¿Por qué una verdad así lo estimuló de ese modo? ¿Por qué lo que dijo es un tema tan crucial para que lo entendamos incluso nosotros hoy?

  3. “Los adventistas del séptimo día se ven a sí mismos como herederos de, y edificadores sobre, las enseñanzas de la Reforma de la justificación por gracia y por fe solamente, y restauradores y exponentes del evangelio apostólico completo, claro y equilibrado”.-Tratado de Teología Adventista del Séptimo Día, p. 348. ¿Qué razones tenemos para creer lo que está escrito aquí acerca de nosotros?

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió; y el que me ve, ve al que me envió. Juan 12:44,45.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura Servid al señor de todo corazón basada en Colosenses 3:23-24.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura Fábulas por arte compuestas basada en Daniel 8:14.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2017
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen