Minutos de Salud: Evitemos los accidentes en el hogar

El autor(a) Alexander García Urquijo, es especialista en primer grado de Medicina Familiar, residente de Cirugía Plástica y Caumatología, y Director del Departamento de Salud de nuestra Iglesia.

Categoría: Zona de Salud


Índice de los Minutos de Salud: Evitemos los Accidentes en el Hogar

Tema 1: Accidentes en el niño

Tema 2: Quemaduras y envenenamiento en el niño

Tema 3: Cómo combatir el riesgo de ahogamiento

Tema 4: Accidentes en el anciano

Tema 5: Cómo prevenir las caídas en el anciano

Tema 6: Quemaduras en el anciano

Tema 7: Conducta ante una persona quemada

Tema 8: Como prevenir incendios en el hogar

Tema 9: Cuidemos a nuestros abuelos

Tema 10: Envenenamiento en el anciano

Tema 11: Primeros auxilios ante un paciente envenenado

Tema 12: Aprendamos a prevenir las intoxicaciones alimentarias

Tema 13: Qué hacer ante la obstrucción de las vías respiratorias

 

Tema 1: Accidentes en el niño

Los accidentes constituyen la quinta causa de muerte en Cuba, no solo por sus consecuencias directas sino también por las complicaciones que pueden producir sus lesiones.

Los grupos más afectados por los accidentes son los niños y los ancianos.

En los niños, los accidentes más frecuentes son las quemaduras, los ahogamientos, las intoxicaciones y los envenenamientos. En los más pequeños, los accidentes ocurren alrededor de la cuna por lo que hay que evitar adornar las cunas con objetos que pudieran resultar peligrosos tales como  los globos, el nylon, los juguetes frágiles, las prendas de vestir y cualquier otro objeto que pudiera ser llevado a la boca por el niño y producirle un ahogamiento.

Debe evitarse igualmente, que los niños jueguen con envases de talco o que duerman con sus padres por el elevado riesgo de ahogamiento en estas circunstancias.

Cuando comience a gatear, aumentará el riesgo de sufrir quemaduras eléctricas, lo cual se podrá evitar si cambiamos los tomacorrientes rotos y protegemos adecuadamente los que ofrezcan riesgo. Los cables sueltos deben cambiarse o protegerse, las conexiones eléctricas deberán taparse y chequear constantemente los equipos electrodomésticos que ofrezcan peligro de quemaduras o de pase de corriente por contacto.

Con el tiempo, el niño comienza a caminar. A partir de entonces, debe tenerse total  control de sus juegos y de sus movimientos. No debe perderse de vista bajo ninguna circunstancia.

Otras medidas importantes son: prohibirles los juegos con tijeras, cuchillos, tablas con clavos, vidrios rotos o frascos de cristal, ni permitirle los juegos descalzos en terrenos con posibilidades de presentar vidrios rotos, espinas, alambres de púas, restos de latas de conservas, o clavos. Incluso, debe vigilarse la utilización inadecuada de juguetes frágiles que una vez rotos puedan producir heridas cortantes.

Es importante recordar que... detrás de todo accidente, estará su descuido.

Tema 2: Quemaduras y envenenamiento en el niño

Otro de los accidentes más frecuentes en el niño son las quemaduras por fuego y las intoxicaciones o envenenamientos.

Para evitar las quemaduras en los más pequeños, los padres deben evitar los juegos en la cocina. Se deberán poner los fósforos fuera del alcance de los niños, y los líquidos inflamables en lugares alejados de su alcance.

La cuna deberá ponerse bien alejada de la cocina y si no es posible, por lo menos, bien alejada del fogón, mucho más si cuenta con mosquitero.

Por otra parte, para evitar las intoxicaciones y envenenamientos en los niños, los frascos de sustancias combustibles y tóxicas, así como de medicamentos, deben colocarse en lugares alejados del alcance de los niños, y correctamente etiquetados para que en caso de ser consumidos por sus hijos, usted pueda saber cual sustancia fue la ingerida, y pueda tomar una medida de urgencia adecuada para tal ingestión.

Los frascos de medicamentos, condimentos y sustancias combustibles deberán almacenarse en localizaciones diferentes para cada tipo. La presencia de un frasco de combustible en lugares donde se almacenan medicamentos, puede constituir un riesgo potencial no solo para su niño, sino también para los adultos.

Los frascos de refrescos, compotas o leche no deben usarse como envases para guardar insecticidas, combustibles u otras sustancias tóxicas pues los niños pequeños relacionan muy fácilmente estos envases con los líquidos que consumen frecuentemente y si algo de estos frascos, por descuido, termina en sus manos, no tardará en ingerir su contenido aún cuando el sabor del líquido contenido diste mucho en sabor, al de los sabrosos refrescos y compotas. Estos accidente, frecuentemente producen la muerte de los pequeños del hogar, a nosotros nos toca evitarlos.

Tema 3: Cómo combatir el riesgo de ahogamiento

El ahogamiento constituye, unido a las quemaduras y al envenenamiento, una de las causas de accidentes más frecuentes en el niño.

Para evitarlos, es conveniente mantener a los niños a la vista de los padres. Cuando note que su niño está muy tranquilo, dude y revise bien a su pequeño pues la tranquilidad es una actitud preocupante a esa edad. Si su niño ya gatea o camina, debe tener sumo cuidado de tapar las cisternas, pozos, fosas, etc. Es recomendable no dejar que los pequeños jueguen en locales o lugares desde los cuales les resulte fácil hacerse camino hacia ríos, estanques, piscinas, etc. El juego en estos lugares solo se debería permitir bajo el cuidado de personas mayores y con capacidad mental adecuada.

A los niños de mayor edad se les debería prohibir los baños en ríos y represas sin la supervisión de los adultos. Es recomendable que desde temprana edad los niños reciban clases de natación, lo cual constituye una medida preventiva y salvadora en muchos casos.

Otra forma de ahogamiento, son las broncoaspiraciones, las cuales son más frecuentes en aquellos niños de menor edad. Cualquier cuerpo o sustancia que penetre a la boca, y obstruya cualquiera de las vías respiratorias, puede causar  una broncoaspiración. Por tal motivo, se debe tener cuidado de que los niños no salten o jueguen mientras comen caramelos o cualquier otra golosina, y en los menores de 3 años, no deben ni siquiera apartar su mirada de ellos. Algunos nutricionistas plantean incluso que se debería privar totalmente a los niños de las golosinas las cuales además de ser un riesgo de accidente, son sumamente perjudiciales por su alto contenido de azúcares refino, conservantes, colorantes y otros sintéticos.

Muchos son los riesgos que tiene su hijo de sufrir un accidente, pero cumpliendo todas las medidas preventivas expuestas hasta aquí, de seguro se podrán disminuir al máximo las desgracias en los más pequeños de la casa.

Tema 4: Accidentes en el anciano

Los accidentes en el hogar también constituyen una de las causas más frecuentes de muerte en los ancianos, no solo por su acción directa sino también por las lesiones que producen. En Cuba, los accidentes constituyen la sexta causa de muerte para las personas mayores de 60 años, de ahí la importancia de tratar este tema.

Entre los ancianos, las caídas son el motivo más frecuente de fallecimiento accidental, por la alta incidencia de fracturas de cadera que generan. Las fracturas por su parte, producen encamamiento, dificultades para la marcha o complicaciones entre las cuales podemos citar las bronconeumonías, las trombosis, las escaras o úlceras de decúbito, y la muerte.

Para evitar las caídas e el anciano, se recomienda que los mayores de 65 años usen bastón, el cual puede evitar caídas y servirles de gran ayuda en sus movimientos. Es recomendable además, que usen calzados adecuados, que contengan suelas que no sean resbalosas al ponerse en contacto con superficies húmedas. En los cuartos de baño de aquellas casas en las cuales habita ancianos, deben colocarse alfombras de goma en las bañeras para evitar resbalones.

Los ancianos nunca deberían salir de casa sin la compañía de una persona más joven, y es responsabilidad de toda la familia garantizar esta medida.

El piso de las habitaciones por las que deambula un anciano en casa, deben estar ausentes de escalones para evitar así las caídas.

La iluminación de las habitaciones de todo hogar donde viva un anciano, debe ser adecuada. En caso de existir escaleras, que estas contengan pasamanos, sus camas deberán ser anchas y bajas, y los asientos deberán ser altos y con brazos.

Los ancianos por su parte, deberán aprender a caminar más lentamente y nunca de prisa, levantarse de los asientos lentamente y aprovechar los medios de ayuda como el bastón.

Tema 5: Cómo prevenir las caídas en el anciano

Los estimados indican que alrededor del 30% de las personas mayores de 60 años se caen por lo menos una vez al año y que esa cifra aumenta hasta el 50% para las que sobrepasan los 80. La mitad de los que caen lo hacen repetidamente. Las consecuencias van desde fracturas, o lesiones que requieren cuidados médicos u hospitalarios y hasta la muerte.

En las caídas influyen múltiples factores. Están, en primer lugar, los cambios biológicos asociados al envejecimiento tales como la pérdida de visión, de audición, y la degeneración a nivel de los huesos, articulaciones, músculos, y del sistema nervioso.

También intervienen las enfermedades que sufren, y el consumo de varios medicamentos en forma simultáneas lo cual es muy común en esta etapa de la vida.
Para prevenir las caídas en los ancianos, es imprescindible que toda la familia identifique los peligros de caídas y adopte las medidas preventivas, como procurar una adecuada iluminación en escaleras y habitaciones y colocar interruptores cerca de las entradas de estas. Otras medidas válidas son: secar las salpicaduras de agua del piso tan pronto como se produzcan, corregir los desniveles del suelo, y colocar un asiento adecuado sobre el cual pueda sentarse el anciano a la hora del baño, para cuyo momento también se le debería facilitar todos los objetos necesarios como el jabón, la toalla, etc., con tal de evitar la deambulación de ellos en la habitación del baño y los riesgos que esto establece.

Cada cierto tiempo, a las damas más jóvenes les gusta cambiar la ubicación de los muebles en casa con el fin de cambiar la estética y el confort de nuestras casas, sin embargo, estos cambios producen el constante tropiezo de los abuelos ya que a ellos les resulta más difícil adaptarse a los cambios que producimos en sus ambientes, y tienen la tendencia a deambular por las casas a oscuras en las noches.

Es importante también que no tomen tantos medicamentos. Algunos se adaptan al consumo de psicofármacos (los llamados comúnmente para los nervios), incluso en ocasiones en que no han sido indicados por ningún médico. Estos medicamentos deben retirárseles a los ancianos pues los debilita hasta el punto de hacerlos más propensos a las caídas. Otros como los diuréticos y los antihipertensivos también pueden ser causa de caídas.

Hay suficiente información acerca de los riesgos de una caída en un anciano, pero por este medio, hemos dado suficiente sobre como evitarlos. Es responsabilidad de todos, el esfuerzo por hacerlos cumplir.

Tema 6: Quemaduras en el anciano

Otro de los accidentes en el hogar que más afecta a las personas de la tercera edad, son las quemaduras. La causa fundamental en este grupo de personas es en primer lugar, la pérdida de la visión y en segundo lugar, a los frecuentes momentos en los cuales dejamos a nuestros abuelos solos en casa.

Para evitar las quemaduras, hay un sin número de medidas que podemos adoptar, entre los cuales están:

  1. Los envases utilizados para calentar agua no deben llenarse mucho pues pueden derramarse y quemarlos ya que en esta edad hay mayor tendencia a ser temblorosos, y a perder la fuerza. Es preferible usar dos envases con poca cantidad de agua.

  2. Es preferible calentar el agua del baño con calentadores eléctricos que hacerlo con el fogón, por el riesgo de quemaduras.

  3. Debe evitarse que los ancianos queden solos en la casa.

  4. Si se tiene fogón de gas en casa, se debe chequear constantemente para evitar escapes de gas. El encendido de fogones con mecanismos más complicados, debe quedar para los más jóvenes.

  5. Deben repararse los cables eléctricos que estén en mal estado para evitar las quemaduras eléctricas.

  6. Debe tenerse correctamente etiquetados los envases en los cuales se almacenen ácidos o sustancias alcalinas como la Sosa cáustica, y guardarse en lugares alejados de los alimentos pues su ingestión accidental puede producir quemaduras químicas en las vías respiratorias.

  7. Debe combatirse el mal hábito de muchos ancianos de fumar en la cama, pues esa costumbre es causa de no pocos incendios y quemaduras.

Las quemaduras pueden ser causa de ulceraciones, infecciones, deshidratación y hasta de muerte. Con las medidas antes expuestas podemos evitarlas.

Tema 7: Conducta ante una persona quemada

Estudios realizados han demostrado que la mayor parte de las quemaduras se producen por negligencia, incapacidad, o distracción y pudieron haberse prevenido. Generalmente son  ocasionadas por líquidos hirvientes, sólidos calientes, sustancias inflamables en combustión, fuego directo, por fricción, o por acción de agentes químicos.

Los primeros auxilios que debemos conocer para actuar en el hogar ante una persona que resulte quemada varían según la causa que produce la quemadura.

Si fuere por líquidos calientes:

  1. Retirar rápidamente las prendas de vestir mojadas.

  2. Bañar con agua fresca.

  3. Cubrir con sábana limpia.

  4. Llevarlo rápidamente al médico.

Si fuere por quemaduras por fuego:

  1. Apagar con agua limpia o cubriendo a la persona con una sábana, toalla u otra pieza; o simplemente poniéndolo sobre el suelo y volteándolo hasta apagarlo.

  2. No permitir que corra mientras arde en fuego.

  3. Cubrir con sábanas limpias.

  4. Llevarlo rápidamente al médico.

Si la quemadura es por electricidad:

  1. Separar rápidamente al accidentado de contacto con corriente.

  2. Estimular al quemado llamándolo y conversando.

  3. Llevarlo rápidamente al médico.

Si la quemadura es por fricción: (por caídas en un pavimento, etc.)

  1. Lavar la zona lesionada.

  2. Cubrir con una prenda limpia o con sábana según magnitud de la lesión.

  3. Llevarlo rápidamente al médico.

Si la quemadura es por ácidos: (Como por ejemplo Salfumán)

  1. Enjuagar al accidentado en agua con bicarbonato o use un baño amplio de arrastre.

  2. Cubrir con paño limpio humedecido (sábana limpia) en agua bicarbonatada.

  3. Llevarlo rápidamente al médico.

Si la quemadura es por álcalis (Ejemplo Sosa Cáustica).

  1. Enjuagar al quemado en agua con vinagre (Ácido acético).

  2. Cubrir al accidentado con un paño humedecido (sábana limpia) en vinagre.

  3. Llevarlo rápidamente al médico.

Si la quemadura es por Hidróxido de Cal (cal viva).

  1. Si afecta los ojos, se debe aplicar ungüento oftálmico o aceite mineral. No se puede enjuagar ni lavar los ojos con agua.

  2. Si afecta otras partes del cuerpo, se le debe realizar un lavado de arrastre con abundante agua por largo rato sin frotar la superficie dañada. Si no se dispone de abundante agua, no debe usarse pues al ponerse en contacto el agua con la cal, se produce una reacción química que complica el cuadro.

  3. Llevarlo rápidamente al médico.

Importante: Nunca se debe aplicar sobre quemaduras, Pasta Dental, Aceite de Cocina, u otras sustancias.
No se deben destruir las ampollas que se producen sobre las zonas quemadas pues estas actúan como protectoras de la superficie lesionada, ni tampoco aplicársele rojo aseptil, ni mercurocromo antes de ser valorado por un especialista pues confunde el aspecto y dificulta el diagnóstico de cualquier posible complicación.

Tema 8: Como prevenir incendios en el hogar

La prudencia evita las quemaduras. No deberíamos permitir que por negligencia, comodidad o desconocimiento se produzca un incendio en su hogar. A continuación les presentamos 15 consejos que les permitirán reducir al máximo las posibilidades de sufrir este tipo de accidente en el hogar.

  1. El lugar más peligroso de su casa es  la cocina. Revise periódicamente el estado de su fogón de gas, kerosene o eléctrico, y si es necesario, solicite su reparación.

  2. Los líquidos inflamables deben conservarse en recipientes metálicos y bien tapados, alejados de toda fuente de calor.

  3. Los cortocircuitos son generalmente el comienzo de muchos incendios. Las piñas eléctricas  (muchas tomas en un solo circuito) son un peligro, al igual que colgar ropas, percheros y otros objetos en las redes eléctricas. Evítelos.

  4. Cuando vaya a encender su cocina de gas, primero encienda el fósforo y luego llévelo al quemador, más tarde abra la llave del quemador. Cuando deje de usar su fogón, cierre la llave de paso con lo cual impedirá la llegada del gas al fogón mientras no sea necesario su uso y evitará escapes en caso de averías no detectadas en su fogón.

  5. Si su cocina requiere de suministro de combustible para su encendido, suminístrelo con un recipiente metálico. Nunca utilice envases de cristal.

  6. En las edificaciones de madera, la cocina deberá mantenerse separada de la pared.

  7. Si su cocina es de kerosene, enciéndala solo cuando los quemadores estén fríos; puede producir una explosión al suministrar alcohol a los quemadores cuando estos están aún calientes.

  8. Si se derrama algún líquido inflamable, limpie inmediatamente la superficie afectada.

  9. Nunca deberá poner a secar la ropa sobre las hornillas encendidas.

  10. El fuego tiene gran poder llamativo sobre los niños. No permita que jueguen con fósforos o líquidos inflamables.

  11. Cuando vaya a planchar utilice siempre una base metálica para colocar la plancha, pues esta no debe descansar nunca directamente sobre la tabla.

  12. Si va a dejar la casa sola por un tiempo prolongado, debe desconectar el gas y el suministro de corriente eléctrica de su casa. De esta manera evitará riesgos innecesarios.

  13. No efectúe reparaciones o instalaciones eléctricas si no domina ese oficio; consulte siempre con un técnico.

  14. Fumar daña su salud, pero si desoyendo de la ciencia usted decide fumar, no lo haga en la cama. Muchos incendios se han originado así.

  15. Deben cumplirse las orientaciones precisas para el uso de las ollas de presión.

Tema 9: Cuidemos a nuestros abuelos

Una de las características psíquicas de los ancianos, es que a ellos les resulta muy difícil aceptar el momento en que deben entregar el mando de la mayoría de las labores del hogar a los más jóvenes. Esta situación causa conductas negativas en los ancianos, y los lleva muchas veces a ponerse en riesgo de sufrir accidentes.

Una de las labores que más trabajo les cuesta abandonar, son los quehaceres de la cocina. Por tanto, es necesario hacerles entender que debido a sus años, todos sus órganos envejecen y de ellos, uno de los que más se ve afectado es el órgano de la visión.

La pérdida de la vista es la principal causa de heridas cortantes en el anciano al manipular cuchillos durante la preparación de los alimentos, esto unido a que con la vejez vienen también los temblores de las manos que también constituyen un riesgo a sufrir este tipo de accidentes. Lo recomendable en tal caso, es negociar el cambio de actividades con ellos. Podemos cambiarles las actividades de la cocina por otros trabajos del hogar que ofrezcan menor riesgo para ellos.

Solo si el temblor de las manos o la pérdida de la visión lo obligan, deberíamos evitar privar a nuestros abuelos de actividades como el afeitado, pues constituyen para ellos, una forma elemental de mantener su aseo y de cuidar su figura. Sin embargo, si se hace imposible su auto realización, deberíamos ayudarles en tal tarea, pero para lograrlo, debemos hacer del afeitado, un momento de cálido desborde de cariño, una ocasión en la cual nuestro abuelo vea en nosotros una actitud de ayuda amorosa, llena de ternura y cariño, y no una invasión de su medio, o una privación de su libertad y derecho a realizar las actividades que durante años ha realizado. Debemos recordar que todo cambio al que sometamos a un anciano, deberá ser lento y con mucho cariño, pues una de las características más notable de los ancianos es su escasa capacidad para adaptarse a los cambios, a lo nuevo.

Debido a que la pérdida de la visión es una causa importante de varios tipos de accidentes, deberíamos preocuparnos por corregir bien las deficiencias visuales de los ancianos con espejuelos correctamente graduados con lo cual además disminuiríamos su limitación y aumentaríamos  su calidad de vida.

Tema 10: Envenenamiento en el anciano

Tanto en el niño como en el anciano, el envenenamiento accidental es causa frecuente de accidentes en el hogar. El envenenamiento no es más que el estado anormal del organismo que se produce por la acción de una sustancia tóxica, y que en el anciano, lo más frecuente es que se produzca por ingestión accidental de dichos tóxicos.

Para evitar los envenenamientos en la tercera edad, deberíamos mantener los frascos de medicinas en un sitio en específico, conocido por los ancianos de la casa, y alejados de otras sustancias tóxicas. Tanto los envases de medicamentos, como los de sustancias combustibles, insecticidas, detergentes, aromatizantes y otros productos químicos de uso doméstico que resultan tóxicos para la salud humana, deben ser etiquetados con letras bien grandes con el fin de que puedan ser leídas por los ancianos a pesar de sus deficiencias visuales.

Se les debe orientar, a los ancianos, que ante cualquier duda sobre el origen de un producto o el contenido de un envase, se deberá pedir ayuda a los más jóvenes o desechar el envase con su contenido si no se puede precisar con exactitud el tipo de sustancia que contiene. Más vale prevenir que tener que lamentar.

Los ancianitos tienen la costumbre de acaparar medicamentos en casa, y esto aumenta el riesgo de que sean consumidos por error fármacos contraindicados, que se consuman en dosis erróneas o después de completada sus fechas de vencimiento. Para evitar estas situaciones, se deberán revisar periódicamente los medicamentos que haya en casa, eliminando aquellos de dudoso etiquetado, que carezcan de identidad, que estén vencidos o que sean de uso peligroso en nuestros abuelos.

Es importante evitar el uso de medicamentos para dormir. En su lugar, deberíamos usar solo los indicados por su médico, o hacer uso de la medicina natural y de la herbolaria, pues los frecuentes problemas de memoria en ellos, es causa de consumo repetitivo de un mismo fármaco lo cual es sumamente riesgoso por el peligro a rebasar la dosis y afectar su salud e incluso llegar a una dosis tóxica que puede producir su envenenamiento.

Tema 11: Primeros auxilios ante un paciente envenenado

Ante un paciente envenenado, ya sea por sobredosis de medicamentos, consumo de sustancias industriales u otros, lo primero es identificar el tipo de sustancia ingerida, y después, tomar ciertas acciones de primeros auxilios que aumentaran considerablemente las posibilidades de sobrevivencia.

Para la aplicación de los primeros auxilios a un envenenado, el mejor candidato para ser el primer tratamiento a administrar, es el carbón vegetal en polvo. Es el elemento más valioso en estos tratamientos no solo por su efectividad, sino también por ser sencillo, barato, y no producir efectos dañinos a ser usado.

Cuando un veneno ha sido ingerido accidentalmente, se recomienda dar 2 cucharadas de carbón vegetal molido en un vaso de agua fría. Para lograr su mayor disolución, deberá mezclarse inicialmente con poca agua, y una vez lograda la pasta, completar el volumen del vaso.

Pasado 3 minutos de haber consumido el carbón, se le debe provocar el vómito para eliminar el veneno que haya quedado en el estómago y posteriormente repetir el procedimiento hasta 4 veces. Seguidamente se continuarán suministrando vasos de agua con carbón pero sin provocarse más el vómito, con esto se conseguirá que pase a la sangre y actúe en el interior del organismo. El exceso de carbón no ofrece ningún peligro para la salud del afectado, aunque no completar como mínimo la dosis especificada anteriormente si puede disminuir su efecto beneficioso. Mientras mayor cantidad de carbón se use, mayor será la posibilidad de sobrevivencia.

En caso de ingestión de combustibles, ácidos o álcalis, no debe provocarse el vómito, por el contrario, se deberá suministrar soluciones de bicarbonato en agua si se ingirió un ácido, o vinagre en agua si se ingirió un álcalis, y posteriormente, continuar con las dosis repetidas de carbón y agua.

El tratamiento con carbón deberá mantenerse hasta la llegada a un centro de atención médica.

El valor del carbón en este tipo de tratamiento se basa en la capacidad que tiene el carbón de absorber sustancias tóxicas. Para que se tenga una idea, una partícula de carbón puede absorber 80 veces su peso uniéndose a la sustancia tóxica, y debido a que establece una unión duradera, ser excretado con el tóxico sin que este produzca daño el organismo.

Es recomendable que en todo hogar, se tenga a la mano algún envase con carbón vegetal triturado para tratar cualquier tipo de intoxicación desde los primeros minutos de ocurrido el accidente.

Tema 12: Aprendamos a prevenir las intoxicaciones alimentarias

Uno de los accidentes que también podemos ver en nuestros  hogares, es la intoxicación por alimentos.

Del total de enfermedades trasmitidas por los alimentos, aproximadamente el 80 % son de causa biológica, provocadas por bacterias, virus y parásitos; y un 20 % tienen origen químico.

Hay sustancias como los metales pesados, que tienen un efecto acumulativo y el perjuicio que ocasionan sale a relucir con el transcurso de los años. Tal es el caso de los alimentos enlatados, y los alimentos sintéticos elaborados con colorantes artificiales, preservantes, acidurantes, estabilizadores, y otras sustancias acumulativas.

Para evitar la intoxicación alimentaría accidental, existen algunas medidas que debemos seguir. Algunas de ellas son:

  1. Hervir toda el agua de consumo, y velar por la correcta higiene den la elaboración y conservación de todo lo que la persona vaya a ingerir. Con esta medida se reducirán al máximo las intoxicaciones por contaminación bacteriana, viral y parasitaria.

  2. Evitar el consumo de alimentos sintéticos tales como dulces, caramelos, refrescos instantáneos, etc. Estos productos contienen sustancias con capacidad acumulativa en nuestro organismo y que pueden resultar dañinos al transcurrir los años.

  3. Etiquetar correctamente los envases que contengan plaguicidas, sales de nitro y otras sustancias tóxicas. Estos productos deberán almacenarse alejados de los envases de uso en la cocina, y en caso de perderse la etiqueta o desconocerse el contenido de un envase, es recomendable desechar el producto.

  4. Los envases utilizados para almacenar pesticidas, nunca deberán ser utilizados para almacenar alimentos o líquidos destinados al consumo humano. Estas sustancias se impregnan a estos envases y no pueden ser eliminados de ellos con ninguno de los medios disponibles en el hogar.

  5. Deberá prohibirse totalmente la administración de jamones, mortadellas, y enlatados que contengan nitritos a los niños menores de un año. En los adultos, recomendamos que se abandone el consumo de estos productos por el riesgo que ofrecen a su salud.

  6. Nunca consuma un producto sin primero leer los ingredientes y descartar la presencia de nitritos, metales pesados, colorantes artificiales, y otras sustancias tóxicas. No obstante, nuestro consejo es que toda persona que quiera apartarse del riesgo de enfermar por la acción de alimentos artificiales, debería abandonarlos totalmente pues la ausencia de las sustancias antes mencionadas en los ingredientes de un producto, no confirma su ausencia en un alimento de fabricación industrial. En un estudio presentado por Soto Soto y colaboradores en la revista de nutrición Alimentación, Nutrición y Salud (Soto Soto S, Miguez Reyes M, Montaña Miguelez J. Conservas Vegetales: una revisión de sus etiquetas. Alimentación Nutrición y Salud 1999; 6  Supl 3: 63-4) confirmaron que de 122 etiquetas de 35 productos diferentes de 46 marcas distintas, el 65% de los productos contenían sustancias de las mencionadas anteriormente y solo el 18 % de las etiquetas lo declaraban. Más grave aún, 579 productos contenían sustancias no autorizadas para su utilización en alimentos de consumo humano.

  7. Al cocinar las carnes, hay que aplicarles presión como mínimo 10 minutos, de lo contrario habrá que suministrarle mucho calor durante la cocción para destruir los posibles huevos parasitarios de los cuales algunos son sumamente resistentes al calor.

  8. Los alimentos que queden de un día para otro y que no se hayan podido almacenar en frío, deberán ser calentados previo consumo para evitar la supervivencia de posibles bacterias que hayan colonizado el alimento.

  9. No usar los mismos utensilios con que manipuló los productos crudos para manipular los ya cocinados.

  10. Lavar abundantemente las verduras y frutas que consumirá en forma cruda.

  11. Quien manipule o trabaje en la elaboración del alimento, deberá lavarse constantemente las manos y con mucho mayor énfasis después de ir al baño.

Poner estos consejos en práctica les será de mucha ayuda  para evitar las intoxicaciones por alimentos.

Tema 13: ¿Qué hacer ante la obstrucción de las vías respiratorias?

Aclaración previa: Para enseñar este tema, recomendamos que el expositor estudie bien el material y una vez dominado, lo explique al auditorio practicándolo con una muñeca, lo cual evitará confusiones y permitirá que todos aprendan mejor la técnica, sin necesidad de tanto tiempo.

Como hemos explicado en temas anteriores, una de las causas más frecuentes de accidentes en el hogar que afectan a los más pequeños, son los ahogamientos, los cuales producen la obstrucción de las vías respiratorias o aéreas y de no eliminar el obstáculo, llevan ineludiblemente a la asfixia.

El organismo es capaz de resistir varios días sin consumir alimento, hasta 72 horas sin consumir agua, pero con tan solo 10 minutos sin recibir oxígeno, en el cerebro se producirán daños irreversibles que llevarán obligadamente a la muerte.

Cuando por obstrucción de las vías respiratorias se produce el cese del pase de oxígeno al pulmón, y este se mantiene por algunos minutos, se produce relajación muscular y pérdida de la conciencia, lo cual producirá el desplome de la persona y una vez en el suelo, la lengua se relaja y se desplaza hacia atrás estableciendo una segunda obstrucción de las vías respiratorias.

¿Qué hacer en un niño pequeño?

Si un niño comienza con falta de aire de aparición súbita, dificultad para respirar asociada a tos, sonidos producidos por la respiración, o su piel se torna oscura (se torna canónica), se debe sospechar de obstrucción de vías aéreas.

Lo primero es tomarlo con un brazo y colocarlo boca abajo e inclinando el cuerpo de forma tal que quede la cabeza más abajo que el resto de su cuerpecito, descansando sobre el antebrazo al mismo tiempo que sostiene la mandíbula del bebé con la mano de dicho brazo y descansa el brazo sobre el muslo del mismo lado. Seguidamente se deberán aplicar 5 golpes fuertes entre las dos escápulas del bebé, con el talón de la mano que queda libre. (Figura 1).

Figura 1: Golpes en la espalda para intentar extraer un cuerpo extraño.

Golpes en la espalda para intentar extraer un cuerpo extraño

Después ponga su mano libre (aquella con la cual realizó los golpes sobre la espaldita del niño) sobre la espalda del chico sujetando con la mano de esa extremidad la cabecita, y sin quitar ninguno de los dos brazos de las localizaciones antes explicadas, coloque al bebé boca arriba de forma tal que el brazo colocado por encima de su espaldita, quede ahora debajo del cuerpo. Seguidamente se pasará a efectuar compresiones toráxicas. Para tal operación, trace una línea imaginaria  entre las dos tetillas del chico, y por debajo de esa línea, y sobre el esternón, proceda a efectuar 5 compresiones con dos dedos de la mano que le quedó por encima del niño. (Figura 2).

Figura 2: Compresiones toráxicas externas

Compresiones toráxicas externas

Posteriormente, con la mano libre se buscará en el interior de la boca hasta ver si se puede retirar el cuerpo obstructor. Se deberá repetir esta operación hasta que el objeto sea expulsado o el niño pierda la conciencia. En caso tal, coloque al chico sobre una superficie, eleve su mandíbula con dos dedos mientras sostiene su frente con la otra mano, de forma tal que quede la barbilla elevada. (Así la lengua quedará elevada y permitirá el paso de aire). (Figura 3).

Figura 3: Apertura de la vía aérea. Desobstrucción por rectificación de la lengua.

Apertura de la vía aérea. Desobstrucción por rectificación de la lengua.

Busque el cuerpo extraño, si no lo logra retirar, coloque su boca de forma tal que cubra tanto la boca como la nariz del chico y realice una ventilación de rescate (soplando ligeramente para administrar aire al bebé, sin retirar la posición de elevación del mentón antes explicada). (Figura 4).

Figura 4: Revisar la boca, intentar insuflar.

Revisar la boca, intentar insuflar

Si se logra ventilar bien, continúe realizando esa operación hasta que llegue un personal calificado. Si no se logra ventilar, vuelva a colocar al chico sobre su brazo y realice 5 golpes de espalda como se describió anteriormente, y repita las compresiones toráxicas y el examen bucal. La maniobra se deberá repetir de esta forma hasta que se logre extrae el cuerpo extraño, o se logre ventilar al pequeño.

 

Recursos Relacionados:

El carbón, ¿método natural de curación? en la categoría Zona de Salud.

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió; y el que me ve, ve al que me envió. Juan 12:44,45.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura Servid al señor de todo corazón basada en Colosenses 3:23-24.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura Fábulas por arte compuestas basada en Daniel 8:14.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Cursos Bíblicos | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2014
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen