Un amante Creador, un especial tesoro

El autor(a) Pastor Marcelo Solis, Graduado en la Universidad de Costa Rica.

Categoría: Sermones y Bosquejos

Platón creía en un creador llamado el Damiurgo, según él, este era el padre de los dioses, lo cual era parte de sus creencias politeístas. Aristóteles seguía sus doctrinas, con modificaciones sobre el idealismo del estado como dios; y fue la creencia del dualismo platónico lo que llevó a una mayor degradación religiosa a la fe de su tiempo.

Moisés, por su parte, como instrumento divinamente inspirado dijo que fue nuestro Dios el verdadero Creador de los “cielos y la tierra” (Génesis 1:1) y describe lo milagroso de este acontecimiento. Menciona además el orden en que Dios hizo las cosas:

  1. El primer día, hizo la luz (Génesis 1:1-5)

  2. El segundo día, hizo la expansión de los cielos (versículos 6-8)

  3. El tercero, la tierra y su vegetación (versículos 9-13)

  4. El cuarto, el sol, la luna y las estrellas (versículos14-19)

  5. El quinto, seres vivientes del agua (versículos 20-23)

  6. El sexto, seres vivientes de la tierra (versículos 24-25) y al hombre, (versículos 26-31)

  7. El Séptimo, el Día de reposo (Génesis 2:1-3).

No se si te haz preguntado: ¿Por qué no creó Dios al hombre unos días antes? ¿Por qué hasta el sexto día? Hay una razón vital: Porque Dios pensó en su corona de la creación aún antes de que existiéramos. Somos importantes para él. Y está él interesado en nuestra felicidad y llevarnos por este gran camino de la vida de vuelta a su santo hogar.

Meditando en esto, el salmista escribió: “Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra. Lo hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies”. (Salmo 8:3-6).

Sí, es el ser humano la obra maestra del Gran diseñador de la raza humana, y nos ha creado para su gloria. Él nos creó hasta el sexto día porque primero pensó en preparar nuestra cuna donde deberíamos nacer, lo que no pudo suceder con él mismo cuando nació en un rústico pesebre. Dios es amor. Él pensó en nuestra llegada a la existencia por su poder y grande amor. Sí, Él nos conoce muy bien aún antes de haber sido concebido del vientre de nuestras madres respectivamente. De todas sus criaturas, fue el ser humano lo único que Dios hizo con sus propias manos, imaginémonos al alfarero divino, modelando con esmero y mucho amor al hombre a su propia imagen y semejanza. Él te quiere decir con esto querido amigo y hermano, que te amó aún antes de que tú existieras. Eres importante para nuestro grandioso Creador. El es sublime, pero así aún te ama cuando tú eres finito. “Amor infinito; ¡cuán grande es! Dios hizo el mundo para agrandar el cielo. Desea una familia más grande de seres inteligentes creados” (Elena G. de White, Manuscrito 78, 1901). “Todo el cielo se interesó profunda y gozosamente en la creación del mundo y del hombre. Los seres humanos constituían una clase nueva y distinta. Fueron hechos a la imagen de Dios. Y fue el propósito del Creador que ellos poblaran la tierra” (Elena de White. Review and Herald 11-2-1902).

Amigo y amiga, de ti Dios dice: “Porque a mis ojos eres de gran estima, eres honorable, y yo te amo; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida” (Isaías 43:4). Sí, Dios creó al hombre para que el hombre diera gloria y alabanzas a su Creador, Él sigue diciéndonos: “todos los llamados de mi nombre, para gloria mía los he creado, los formé y los hice” (versículo 7).

Amados, esta es la razón de nuestras vidas: a saber lo que respecta a la santa adoración. Pero para adorar correctamente debemos definir bien quién es nuestro verdadero Creador y para qué nos creó él. Tanto Platón como Aristóteles se proponían con sus sofismas filosóficos y teología griega llevar cautiva la ciudadela del alma para que el ser humano rindiera culto y adoración a su dios, a saber, al estado helénico y al emperador, quien más adelante reclamó verdadera adoración (Alejandro Magno). Pero esto sólo se proponía usurpar la adoración y autoridad absoluta que sólo a Dios corresponde. Platón era consciente de que existía alguien Supremo, pero esa supremacía la adjudicó junto con sus discípulos al estado y al rey de Grecia, doctrina que más adelante abrazó por conveniencias el imperio romano con toda sus férreas fuerzas para desmoronar y triturar más adelante a los santos del Altísimo (Daniel 7:23-25) a fin de rendirle culto a Roma y posteriormente al Vaticano papista (Roma papal, desde entonces ha reclamado la supremacía papal).

Esta adjudicación de adoración al dios equivocado será una batalla hasta el mismo fin de los siglos cuando Cristo venga, debemos nosotros asegurarnos que damos gloria a nuestro Dios verdadero y creador. Le pertenecemos y él nos ama. Él no gobierna nuestras mentes porque nos ha creado libre para que le adoremos en espíritu y en verdad (cf. Juan 4:23-24).

El mensaje del primer ángel es demasiado claro, y es para nuestros tiempos donde existe un gran conflicto de adoración y adoradores: “Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Apocalipsis 14:7 última parte, el énfasis es añadido).

Pueblo de Dios, se nos llama a adorar a Dios. Si no adoramos a Dios, ¿estaremos desobedeciendo la orden divina? ¿Qué será de nuestra naturaleza de adoración? Entonces, ¿A quién adoraremos? La señora Elena de White, escribió la siguiente definición de lo que es dar gloria a Dios, ella dice que: “Dar gloria a Dios es revelar su carácter en el nuestro, y de esta manera hacerlo conocer. Y glorificamos a Dios en cualquier forma en que hagamos conocer al Padre o al Hijo” (Manuscrito 16, 1890). Amigos, adorar a Dios es una orden divina y una necesidad que nos evitará caer en el pecado de la idolatría, de esto puedo decirles que Dios no sólo quiere salvarnos y perdonarnos de nuestros pecados, mejor él prefiere evitarnos caer en las tentaciones de la abominable idolatría. Adorémosle, cantémosle, demos gloria al Señor... A Dios sea la gloria, por los siglos infinitos, amén.

El primer día completo de vida de Adán y Eva fue el sábado, y era un día de adoración, así que podríamos decirle que lo primero que hicieron nuestros primeros padres en el Edén, inmediatamente después de haber sido creados el sexto día, es entrar en un culto de adoración a su Creador en el día santo del Señor.

Y para concluir, amigo, amiga, queridos hermanos: Te has preguntado cómo está tu adoración hacia Dios. ¿Con cuánta frecuencia cantas himnos para su gloria? ¿Tu estilo de vida, en verdad glorifica su santo nombre? ¿Tus pensamientos están centrados en un Creador infinito y amoroso? ¿Cómo percibes tu opinión acerca de Dios? ¿Crees que él es merecedor de toda tu adoración? ¿Es suficiente adorarle en la iglesia como para olvidarte de cantar gratas melodías en las casas o en vuestras habitaciones? ¿Está arruinado el altar de adoración a Dios en tu hogar? ¿Existen otros altares que sirven para llevar sacrificio a otro dios y no al amoroso Padre celestial que pensó en ti aún antes que tú nacieras o existieras? ¿Te olvidaste que él te ama y que por tanto él merece que le adores en espíritu y en verdad? ¿Dónde está el pueblo del que la Biblia en el Apocalipsis dice que no adorarán a la bestia, sino al Cordero de Dios, y le cantará un cántico nuevo? ¿Me considero que adoro a Dios en verdad? ¿Estoy muy contento y agradecido con mi Creador por haberme salvado y creado a su imagen y semejanza? ¿Cuál será tu respuesta a cada una de estas preguntas?

Dios creó al hombre en el sexto día porque estaba preparándole primero el mundo feliz donde el hombre iba a nacer y glorificar a Dios, pero el pecado interrumpió esto, es decir, que el hombre siguiera en un mundo feliz. Pero, es el gran plan y propósito de Dios llevarnos a un mundo feliz y restaurar nuestra felicidad eterna y la imagen perdida, pero él sólo nos pide nuestra adoración sincera y completa.

 

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 1 Corintios 15:22.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura Firmes ante el peligro basada en 1 Pedro 4:7.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura La filosofía del Señor basada en Isaías 8:20.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2017
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen