Preparación para el fin del tiempo de gracia

El autor(a) Pastor Marcelo Solis, Graduado en la Universidad de Costa Rica.

Categoría: Sermones y Bosquejos

Es interesante que Elena de White haya formulado una importante razón por la que Jesús no vino el 22 de Octubre de 1844: “Pero la gente no estaba aún preparada para ir al encuentro de su Señor. Todavía tenía que cumplirse una obra de preparación”.

¿Qué tipo de preparación le faltaba al pueblo de Dios?

“Los que vivan en la tierra cuando cese la intercesión de Cristo en el santuario celestial deberán estar en pie en la presencia del Dios santo sin mediador. Sus vestiduras deberán estar sin mácula; sus caracteres, purificados de todo pecado por la sangre de la aspersión. Por la gracia de Dios y sus propios y diligentes esfuerzos deberán ser vencedores en la lucha con el mal. Mientras se prosigue el juicio investigador en el cielo, mientras que los pecados de los creyentes arrepentidos son quitados del santuario, debe llevarse a cabo una obra especial de purificación, de liberación del pecado, entre el pueblo de Dios en la tierra” (Conflicto de los Siglos, páginas. 477,478).

¿Qué es la perfección?

La analogía del arcoiris: ¿Ha tratado alguna vez de atrapar un arcoiris?

Siempre que supone llegar hasta donde está el arco iris, él siempre se mueve delante de usted.

La perfección se parece a eso. Cuando usted cree haberla alcanzado, se le adelanta. Puede perseguirla hasta la venida del Señor, pero nunca la alcanzará. No quiero decir que es imposible ser perfecto. Sino que nosotros nunca sabremos cuándo habremos alcanzado la perfección. Por eso la Biblia dice que “tenemos pecados” (1 Juan 1:8), y que nadie es perfecto.

Abraham caminó, Dios lo guió: (Génesis12:1 cf. Hebreos 11:8). Debemos empezar a caminar como Abraham. Debemos dar un paso a la vez. Cuando lo hacemos, Dios se responsabiliza de guiarnos hasta la perfección.

No sabemos lo que es perfección ni cómo alcanzarla, pero cuando hacemos nuestra parte, Dios se encarga de conducirnos a ella.

¿Y cuál es nuestra parte?

Convicción es tener un fuerte sentimiento o impresión acerca de algo. (Juan 16:8). Dios da la Convicción.

Nuestra parte sería pedirle a Dios que nos convenza (Salmos139:23,24).

Dios “os revelará” (Filipenses 3:14-15). Si Dios no trae algo a nuestra mente es porque no lo necesitamos.

Jesús traerá a su mente cualquier pecado que necesite confesar, y lo hará a tiempo para que lo arregle antes que termine el tiempo de gracia.

Conversión: Dios tiene que cambiar en nosotros aquello que nosotros no podemos cambiar: nuestros deseos, propósitos y motivos. Deben ser cambiados nuestros deseos de seguir pecando y nuestra conducta cambiará. Es como la ilustración de la mujer que por tiempo pedía a Dios que quitara la telaraña, hasta que el esposo pidió que matara la araña. Sólo Dios puede cambiar nuestros malos deseos del corazón.

“El Salvador dijo: "A menos que el hombre naciere de nuevo", a menos que reciba un corazón nuevo, nuevos deseos, designios y móviles que lo guíen a una nueva vida, "no puede ver el reino de Dios" (San Juan 3: 3).” El Camino a Cristo, página 19.

Nosotros no podemos crear nuevos deseos, propósitos y motivos dentro de nosotros mismos. Los recibimos de Dios.

Hay dos cosas en nuestras vidas que deben ser cambiadas: Nuestros deseos y nuestro comportamiento. Por desgracias algunos cristianos en su lucha por querer un cambio, piden a Dios que les ayude a cambiar su comportamiento pecaminoso, cuando lo que necesitan es pedirle que cambie sus pensamientos pecaminosos. No quiero decir que los cristianos no deberían pedir ayuda a Dios para cambiar su comportamiento. Si no que nuestra primera oración debería ser que Dios cambie nuestros deseos.

Nuestro gran problema es que nos gustan nuestros pecados, y no queremos que Dios nos quite ese placer.

Un pecado acariciado es aquel por el cual estamos dispuestos a orar pidiendo que Dios nos lo quite cuando estamos en la iglesia, o cuando celebramos nuestro culto matutino y vespertino, pero no cuando estamos en el momento de la tentación. Nos gusta demasiado. Si Dios nos quitara el deseo de cometer ese pecado, ya no podríamos gozarlo.

La clave para vencer todo pecado acariciado es hacer una elección voluntaria y consciente cuando la tentación es más fuerte. Esa elección consiste en hacer una oración muy específica: “Señor, por favor, ayúdame a no desear este pecado. Quítame el deseo ahora mismo”.

He descubierto que cada vez que elevo esta oración en el momento de la tentación más intensa, gano la victoria. También he notado que si sigo pidiendo a Dios que cambie mis deseos cada vez que la tentación se presenta, llega el momento en que ya no deseo cometer más ese pecado particular.

Resistencia: Necesitamos que Dios nos quite el deseo de cometer tal o cual pecado, pero necesitamos también su ayuda para no cometerlo. Pero necesitamos primero que nos quite el deseo, pues de otra manera estaremos luchando por no hacer algo que tenemos un irresistible deseo de hacer. De modo que la oración que pide a Dios que cambie nuestros deseos es la primera. Pero tan pronto como hemos elevado esa oración, necesitamos enfrentarnos al hecho mismo: el comportamiento equivocado.

Sólo Dios puede cambiar nuestros deseos. Nosotros no podemos hacerlo. Pero Dios no cambia nuestro comportamiento. Sólo nosotros podemos hacerlo.

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, este versículo (Filipenses 4:13) nos dice que Dios no sólo nos quita el deseo de hacer lo incorrecto, sino que él nos ayuda a resistir toda tentación. Pablo dice que él cambia su conducta con la ayuda que Cristo le da. De modo que la parte de Dios en el cambio de nuestro comportamiento, consiste en darnos su poder.

¿Y cuál cree usted que es nuestra parte? Pedirlo.

Parábola de la higuera estéril. (Lucas 13:6-9).

“Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló. Y dijo al viñador: He aquí hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra? El entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cabe alrededor de ella, y la abone. Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después”.

Notemos en esta parábola quiénes son los protagonistas y a quiénes representan:

  1. Dueño de la viña/huerto/campo/sembrado.

  2. Viñador que se encargaba de cuidar de la siembra.

  3. Higuera plantada por el dueño y cuidada por el viñador.

El dueño de la viña es Dios el Padre; el viñador es el Espíritu Santo, que con gemidos indecibles clama por nosotros y trata de ablandar nuestros duros corazones; la higuera estéril podría ser cualquiera de los presentes en este lugar, o todos. Porque dice 1 Corintios 10:12 “el que piense estar firme, mire que no caiga”. Pero añade -y esto es lo maravilloso de nuestro Dios, que siempre que da una advertencia o una amonestación, también nos da un consuelo y una solución- porque fíjense lo que sigue diciendo en el versículo 13: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará juntamente con la tentación la salida, -¿para qué?- para que podáis soportar”.

Y ahora sí vamos a comenzar a relacionar mucho más esta parábola con nuestra propia vida cristiana.

La parábola relata que Dios vino a buscar fruto en sus hijos, y no lo halló. ¿Y cuáles son esos frutos? Vayamos al libro de Gálatas, capítulo 5, versículo 11. Dice allí: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza”. Y si leemos Filipenses 1:9-11 nos dice Dios a través del apóstol San Pablo: “Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios”.

Aquí tenemos otra característica de los frutos que Dios busca en sus higueras, es decir, en nosotros. Dice que son frutos de justicia que son por medio de Jesucristo. Esto nos refiere a que, como seres humanos débiles y con tendencia natural hacia el pecado, no podemos por nosotros mismos manifestar los frutos del Espíritu Santo en nuestro carácter; sino que debemos asirnos fuertemente del brazo de nuestro Dios Todopoderoso y debemos confiar y tener fe en Jesús.
Pero allí no termina nuestra tarea, porque si hoy yo les preguntara a ustedes ¿cuántos están tomados del brazo Divino y tienen fe en Jesús?, estoy seguro de que todos levantarían su mano ¿no es así?

Ahora bien, ¿cómo es que como cristianos Adventistas del Séptimo Día, tal vez con años de estar dentro de la Iglesia y de conocer la doctrina y la Palabra del Señor, no hemos manifestado en nuestro carácter los frutos del Espíritu? ¿Nunca se han hecho esa pregunta? Y no es para responderla públicamente, pero cada uno de nosotros sabemos cuántas cosas nos faltan cambiar en nuestro carácter pecaminoso, y seguramente que deseamos cambiarlas de todo corazón, pero entonces ¿qué es lo que impide que la higuera dé buenos frutos? ¿Será que el viñador nos ha descuidado? Vayamos a Isaías, el capítulo 5. Vamos a leer los versículos del 1 al 4.

“Ahora cantaré por mi amado el cantar de mi amado por su viña. Tenía mi amado una viña en una ladera fértil. - Y quisiera que reflexionáramos atentamente mientras leemos -. La había cercado y despedregado y plantado vides escogidas; había edificado en medio de ella una torre, y hecho también en ella un lagar; y esperaba que diese uvas, y dio uvas silvestres. Ahora pues vecinos de Jerusalén y varones de Judá, juzgad ahora entre mí y mi viña. ¿Qué más se podía hacer a mi viña, que yo no haya hecho en ella? ¿Cómo esperando yo que diese uvas, ha dado uvas silvestres?”.

No, definitiva y decididamente el viñador no nos ha descuidado. Lo que impide que la higuera dé buenos frutos es la higuera misma. Para ser más claros y directos, cada uno sabe qué es lo que debe cambiar. Cada uno sabe cuántas cosas nos faltan pulir para estar listos para ir a morar con Cristo por la eternidad. Al cometer un pecado, por pequeño que sea, en ese momento sabemos que eso que estamos haciendo está mal, porque eso Espíritu Santo nos llama a tener conciencia de nuestros actos. Pero nos negamos a derribar las barreras, es decir las excusas, y dejar que sea Él quien actúe con poder y con plena libertad en nuestros corazones. Siempre tenemos un “PERO” para el Señor; siempre tenemos una duda, una cuota de inseguridad o de desconfianza por lo que ha de acontecer si dejamos que el viñador haga su trabajo al 100%. Dudamos de que Dios desea lo mejor para nosotros y tenemos temor o quizás no tenemos ganas de dejar de lado ciertas costumbres, expresiones al hablar o al tratar con la gente que nos rodea, ciertos alimentos o bebidas insalubres; es por eso, queridos hermanos, que sabiendo que estamos en el tiempo del fin, seguimos dando uvas silvestres. Y pregunto ahora ¿habrá algo más triste que perderse la eternidad a conciencia?

El Señor jamás hará algo para nuestro mal, somos nosotros, en nuestra ignorancia egoísta y autosuficiencia los que no permitimos que al venir el dueño de la viña, encuentre fruto en la higuera tan tiernamente cuidada.

A pesar de todo, el Señor, en su Infinito e inmerecido amor, deja la conclusión de esta parábola en manos de cada uno de los presentes, porque dice en San Lucas 13:8 y 9: “Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cabe alrededor de ella, y la abone. Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después”.

Fíjense el interés que manifiesta aquí el viñador en esta higuera estéril, inservible, que no solamente no da frutos sino que también inutiliza la tierra que bien podría ser aprovechada por otra higuera ávida de dar frutos para su Señor. Noten con cuánto amor nos ama nuestro Creador y cuánta paciencia nos tiene.

Cuando sentimos el llamado del Señor y tardamos en responder, Él sigue llamándonos compasiva y dulcemente; con gemidos indecibles, dice la Biblia. Sin embargo, ¿cuántas veces le hemos dado la espalda al Señor? ¿Cuánto tiempo más tardarás para responder a su llamado?

Quiera Dios que manifestemos en nuestro carácter frutos dignos de arrepentimiento y sumisión al Todopoderoso. Porque si buscamos el Reino del Señor y su Justicia, TODO, absolutamente todo lo demás, nos vendrá por añadidura.

Nunca debe enseñarse a los que aceptan al Salvador, aunque sean sinceros en su conversión, a decir o sentir que están salvados. Eso es engañoso. Debe enseñarse a todos a acariciar la esperanza y la fe; pero aun cuando nos entregamos a Cristo y sabemos que Él nos acepta, no estamos fuera del alcance de la tentación. La Palabra de Dios declara: “Muchos serán limpios y emblanquecidos, y purificados”. Sólo el que soporte la prueba, “recibirá la corona de vida”.
Los que aceptan a Cristo y dicen en su primera fe: “Soy salvo”, están en peligro de confiar en sí mismos. Pierden de vista su propia debilidad y constante necesidad de fortaleza divina. No están preparados para resistir los ardides de Satanás, y cuando son tentados, muchos, como Pedro, caen en las profundidades del pecado. Se nos amonesta: “El que piense estar firme, mire no caiga”. Nuestra única seguridad está en desconfiar constantemente de nosotros mismos y confiar en Cristo. (...)

Podemos llevar nuestros pecados y tristezas a sus pies, pues Él nos ama. Cada una de sus miradas y palabras estimulan nuestra confianza. Él conformará y modelará nuestro carácter de acuerdo con su propia voluntad.

Todas las fuerzas satánicas no tienen poder para vencer a un alma que con fe sencilla se apoya en Cristo. (...)

Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para que nos perdone y nos limpie de toda maldad. (...)

Pero debemos tener un conocimiento de nosotros mismos, un conocimiento que nos lleve a la contrición, antes de que podamos encontrar perdón y paz. El fariseo no sentía ninguna convicción de pecado. El Espíritu Santo no podía obrar en él. Su alma estaba revestida de una armadura de justicia propia que no podía ser atravesada por los aguzados y bien dirigidos dardos de Dios arrojados por manos angélicas. Cristo puede salvar únicamente al que reconoce que es pecador. (...) Los que están sanos no necesitan médico. (...)

Podemos ser activos, podemos hacer mucha obra; pero sin amor, un amor tal como el que moraba en el corazón de Cristo, nunca podremos ser contados en la familia del cielo.

(...) Hay una sola forma en que podemos obtener un verdadero conocimiento del yo. Debemos contemplar a Cristo. La ignorancia del hombre acerca de su propia vida y carácter le induce a exaltarse en su justicia propia. Cuando contemplemos la pureza y excelencia de Cristo, veremos nuestra propia debilidad, nuestra pobreza y nuestros defectos tales cuales son. Nos veremos perdidos y sin esperanza, vestidos con la ropa de la justicia propia como cualquier otro pecador. Veremos que si alguna vez nos salvamos, no será por nuestra propia bondad, sino por la gracia infinita de Dios.

La oración del publicano fue oída porque mostraba una dependencia que se esforzaba por asirse del Omnipotente. El yo no era sino vergüenza para el publicano. Así también debe ser para todos los que buscan a Dios. Por fe, la fe que renuncia a toda confianza propia, el necesitado suplicante ha de aferrarse al poder infinito.

(...) Pero ningún hombre puede despojarse del yo por sí mismo. Sólo podemos consentir que Cristo haga esta obra". (Palabras de Vida del Gran Maestro página 122).

Dejar que Dios pode, corte, quite las piedras y las espinas, es doloroso, pero vale la pena.

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

Un río de fuego procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos. Daniel 7:10.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura El encanto de un carácter cristiano basada en Isaías 28:5.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura Mira hacia el lado luminoso basada en Malaquías 3:17.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Cursos Bíblicos | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2014
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen