Guías o lecciones de la Escuela Sabática para el Estudio de la Biblia

Lecciones para adultos: "El evangelio en Gálatas"

Edición para maestros. Cuarto trimestre (octubre-diciembre) de 2011

Lección 6: "La prioridad de las promesas"

Para el 5 de noviembre de 2011

 

Enseña a tu clase | Bosquejo de la Lección | Resumen
Ciclo de Aprendizaje:
Motiva | Explora | Aplica | Crea

 

El sábado enseñaré...

Texto Clave: Gálatas 3:18.

 

Ir ArribaEnseña a tu clase a:

Saber explicar la relación entre la promesa de la salvación y la Ley.

Sentir el contraste entre nuestra relación con Dios por medio de su promesa de gracia y por medio de la Ley.

Hacer: Aceptar la promesa de gracia mediante la fe mientras, al mismo tiempo, nos beneficiamos con la Ley.

 

Ir Arriba Bosquejo de la Lección

  1. Saber: La promesa del pacto

    1. ¿Cómo se refleja la consideración de Dios por la Ley en su plan de justificación por la fe?

    2. ¿Cuál es el propósito de la Ley en un sistema basado en la promesa de gracia que realiza Dios?

  2. Sentir: Encuentros íntimos

    1. ¿De qué modo el poder y el drama del encuentro con Dios en el monte Sinaí enseñó a Israel acerca de la naturaleza del Señor?

    2. ¿De qué modo este encuentro con Dios se compara y se contrasta con la relación íntima que Dios tuvo con Abraham y sus promesas para él?

  3. Hacer: Sendero hacia las promesas

    1. ¿Qué beneficios recibiremos al pensar en la Ley como en un espejo de nuestra condición espiritual, un maestro, una guía, para ir hacia Cristo?

    2. ¿Cómo podemos usar esta relación con la Ley con el fin de ayudarnos a desarrollar una relación más íntima con el Dador de la Promesa?

    3. ¿De qué modo la Ley puede aumentar nuestra fe?

 

Ir Arriba Resumen

Nuestra salvación se fundamente sobre nuestra aceptación, por la fe, de la justicia y la redención de Cristo. La Ley sirve para ilustrar el carácter de Dios y reflejar nuestras propias deficiencias, lo que nos lleva a la única Fuente de justicia.

 

Ir Arriba CICLO DE APRENDIZAJE

Concepto clave para el crecimiento espiritual: La lección de esta semana procura ayudarnos a comprender el lugar de la Ley, “la ley de amor”. Nuestra capacidad de practicar esta Ley en nuestro andar de fe es la manifestación de la gracia divina.

 

Ir ArribaPASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Un buen ejercicio de pensamiento y análisis para hacer en tu clase es meditar sobre la razón por la cual Pablo pasa tanto tiempo distinguiendo entre la función que cumple la fe en la salvación y el papel de la ley. Concéntrate en el contexto cultural de su tiempo, para dilucidar mejor por qué los gálatas necesitaban de instrucción con respecto al lugar de la fe y de la Ley en la salvación; y la lección que Pablo está tratando de impartir.

Analiza con la clase: Sabemos, por leer la Biblia y seguir la historia del pueblo judío, que la legislación, tanto la luz moral como la ceremonial, era el centro de su cultura, y estaba ligada estrechamente con su fe en la venida del Mesías. En Éxodo leemos que Dios entregó la Ley, y también sus instrucciones acerca de lo que las tribus y las personas debían realizar para afirmar esas leyes, tanto en su puesta en práctica como en su supervivencia. No obstante, ¿no es interesante que Jesús tuvo muy poco que hacer con los líderes “religiosos” establecidos de sus días –rabíes, escribas, saduceos, fariseos etc., siendo que estos eran los dirigentes que estaban dedicados a la preservación de la Ley?

Considera: Podemos discernir la causa de que estos líderes no estaban comprometidos con Jesús, ya que la Ley en la que ellos se concentraban no era la ley con la que Jesús estaba preocupado. Los fariseos y los saduceos querían “sumisión” a las normas, y cuando las personas no eran sumisas debían juzgar y castigar a los ofensores (Juan 8:1-11). La Ley en la cual Jesús estaba interesado trataba con pocas de aquellas cosas que la iglesia establecida estaba interesada en sostener. ¿Por qué fue esto así?

 

Ir ArribaPASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Una cultura de legalismo aparece en las comunidades de fe cuando la comprensión y la práctica de “la ley” se aparta de la “Ley de amor” de Dios, para seguir leyes y sistemas legales humanos. Sabemos, por la lectura de la Biblia, que la cultura religiosa en la que nació Jesús había llegado a ser legalista aun cuando, en principio, la religión judía siempre estuvo orientada hacia la gracia. Vemos evidencias de que esta cultura legalista siguió durante la vida de Jesús y después de su muerte. La carta de Pablo a los Gálatas, procura desesperadamente trazar de nuevo el énfasis en el evangelio; es decir, que somos salvos por gracia por medio de la fe, y que la Ley de Dios es una “ley de amor y de gracia”. Tal vez, nuestras luchas con los conceptos planteados en Gálatas, específicamente el lugar de la fe y de la Ley en la vida de los creyentes, refleja que también nosotros, demasiado a menudo, como en los días de Jesús, necesitamos reorientar nuestro pensamiento.

Comentario de la Biblia

Con el fin de apreciar plenamente el mensaje que Pablo procura dar a los Gálatas acerca de la función y la relación entre la fe y la adhesión a la Ley, es aún más importante definir cuál es la ley en discusión. Mirar el contexto cultural dentro del cual escribía Pablo puede ayudarnos a identificar a qué ley se refiere y a cuál no.

Durante un tiempo en el que pareció que el mundo entero estaba abrazando la cultura griega, surgieron ciertos grupos judíos preocupados en la conservación de sus tradiciones culturales y religiosas. Los saduceos creían que solamente los cinco libros de Moisés (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio) estaban dotados de autoridad, y estos hombres estaban interesados en conservar la adhesión a las leyes que había en ellos. Los fariseos, por su parte, estaban interesados en preservar las costumbres judías, y particularmente la ley de Moisés. Para ello, desarrollaron aplicaciones de la ley para la vida diaria. Es interesante notar que el fariseo más famoso en toda la Biblia –aunque pocos se dan cuenta de que eso era lo que una vez fue– fue el apóstol Pablo (Fil. 3:5). ¿Quién mejor, entonces, para escribir las cartas de la Biblia, tales como Gálatas, que procuraban cambiar el pensamiento perpetuado por las enseñanzas de los fariseos y los grupos similares concentrados en la aplicación rigurosa de la Ley en todos los ámbitos de la sociedad?

El desafío de los fariseos y los saduceos, y cómo su historia es instructiva en este aspecto, es que la ley en la que se interesaban incluía aunque, era la misma ley en la que estamos interesados nosotros, y que valoramos: los Diez Mandamientos (aunque no se limitaba a ellos). De máxima importancia, entonces, es aprender de los errores que ellos cometieron al socavar la misma Ley de Dios que exteriormente pretendían sostener. Cuando Jesús estuvo sobre la tierra dirigió sus palabras más severas para ellos.

Es importante que recordemos que la Ley de Dios se deriva de la naturaleza del código moral perfecto: el carácter de Dios. La Ley de Dios es universal, trascendente e inspirada para exhortarnos a vivir plena y completamente a la sombra de la gracia de Dios. La Ley de Dios está allí, para instruirnos y guiarnos en cómo llegar más cerca de la Divinidad; y para obtener una comprensión más rica y profunda de su amor. Como afirma Pablo en Gálatas 5:14, la Ley se resume en una directiva: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Tener la Ley de Dios en el corazón significa tener amor en el corazón (Sal. 40:8). Una comunidad de fe que posee la Ley de amor en sus corazones nunca podrá ser legalista en un sentido humano. Además, la creencia en Dios y el concentrarse en su don de la vida no puede hacer menos que instilar amor, en nosotros, en favor de otros, mostrando naturalmente cómo la fe conduce a la Ley de amor en nuestros corazones.

Considera: ¿De qué modo, al considerar el mensaje de Pablo en Gálatas 3 dentro del contexto cultural y religioso de la época, encontramos luz en cuanto a la relación entre la fe y la observancia de la Ley? ¿Cómo actúa la Ley en nuestro crecimiento en la gracia de Dios? Su resultado es el fruto del Espíritu (Gál. 5:22), cuya primera característica es el amor, seguida de gozo, paz, paciencia, bondad, fe, mansedumbre y templanza.

 

Ir ArribaPASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: La lección emplea la metáfora de la Ley como un microscopio, de modo que podemos ver mejor nuestros propios pecados. Anima a la clase a analizar cómo la Ley puede ser utilizada de diferentes modos, por ejemplo, maneras que nos ayudan a concentrarnos en el hermoso carácter de Dios y las formas en que la Ley puede ayudarnos a poner en práctica principios piadosos en nuestras vidas. Anima a los alumnos a adoptar nuevas maneras de pensar acerca de la Ley, ya que lo que enfatizamos, y en lo que nos concentramos, se traduce en la manera de actuar y de vivir, sin que nos demos cuenta. Como afirma Hebreos 12:2: “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe”; el concentrarnos en el hermoso carácter de Dios nos ayudará a poner en práctica los mismos principios que él estableció para vivir la Ley.

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿De qué modo el comprender el contexto de la cultura religiosa en el Nuevo Testamento ilumina lo que Pablo está significando a los Gálatas en el capítulo 3?

  2. ¿Por qué Gálatas 3 continúa siendo tan relevante hoy, especialmente a la luz del hecho de que el problema de la fe versus las obras es un punto de diálogo continuo, y es discutido en las comunidades de fe?

 

Ir ArribaPASO 4: ¡Crea!

Muchos de nosotros, en lo íntimo de nuestro corazón, nos sentimos juzgados por los demás o por nuestras propias normas interiores con respecto a las formas en que dejamos de guardar la Ley de Dios. ¿Cómo nos ayuda la lección que Pablo comparte en Gálatas a reorientar nuestras mentes y corazones? ¿De qué manera al dirigir de nuevo nuestra fe hacia Dios y su gracia, por medio del perfecto don y el carácter de Jesús, ablanda nuestros corazones para ver nuestras propias fallas y las de otros? ¿Cómo podemos, gracias al espíritu de perdón y de gracia, orientar nuestras vidas a fin de realmente vivir a la altura de nuestra vocación como hijos de Cristo, por solo la gracia mediante la fe; y vivir en armonía con la Ley de Dios, produciendo todo el fruto del Espíritu?

  1. ¿Qué puedes hacer –primero en tu propia vida y luego en tu familia, tu círculo de amigos y, finalmente, en tu comunidad de fe– para reorientar el énfasis de las conversaciones y las actividades, y experimentarlas basadas en la fe en Dios (a diferencia de estar basadas en las obras)?

  2. Si nuestra comprensión de la Ley de Dios está actualmente más en línea con las aplicaciones legales humanas, ¿cómo podemos enfocar de nuevo nuestra comprensión de la Ley de Dios como la Ley de amor? ¿Cómo puede esto ser aplicado hoy en iglesias, escuelas y otras comunidades, de modo que elevemos a otros brindándoles la oportunidad de recibir felicidad y paz por medio de la Ley de amor (para nosotros mismos y para otros)?

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia. 2 Pedro 1:4.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura Por doquiera hay muestras del amor de Dios basada en Isaías 45:18.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura La obediencia es santificación basada en Efesios 5:2.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2019
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen