Guías o lecciones de la Escuela Sabática para el Estudio de la Biblia

Lecciones para adultos: "Vislumbres de nuestro Dios"

Edición para maestros. Primer trimestre (enero-marzo) de 2012

Lección 5: "La santidad de Dios"

Para el 4 de febrero de 2012

 

Enseña a tu clase | Bosquejo de la Lección | Resumen
Ciclo de Aprendizaje:
Motiva | Explora | Aplica | Crea

 

El sábado enseñaré...

Texto Clave: Salmo 99:9.

 

Ir ArribaEnseña a tu clase a:

Saber comparar y contrastar las reacciones de los demonios, la humanidad caída y los ángeles no caídos con respecto a la santidad de Dios.

Sentir en la profundidad de nuestro ser las diferencias entre un Dios santo y justo y la naturaleza de la humanidad caída.

Hacer: Adorar diariamente a los pies de nuestro majestuoso y santo Dios.

 

Ir Arriba Bosquejo de la Lección

  1. Saber: A la majestuosa puerta del Cielo

    1. ¿Cuáles fueron las reacciones de los personajes bíblicos que vieron a Dios en visión o presenciaron la divinidad de Cristo que fulguraba a través de su humanidad?

    2. ¿Por qué respondieron a la Presencia divina de esa manera?

  2. Sentir: En la presencia de un Dios santo

    1. ¿Por qué es importante concentrarse en cuán santo es Dios para sentir lo que lo hace santo?

    2. ¿Cómo respondemos adecuadamente a la santidad de Dios, como lo hacen los ángeles ante el Trono, cuando nosotros estamos tan llenos de pecado?

  3. Hacer: Adorar a sus pies

    1. ¿Qué podemos hacer para mantener cada día ante nosotros las descripciones bíblicas del Trono de Dios y de su santa Presencia?

    2. Aunque podemos acercarnos a su Trono con confianza, por causa de la sangre purificadora de Cristo, ¿cómo respondemos a su santidad con nuestros cuerpos, mentes y almas en la adoración?

 

Ir Arriba Resumen

Dios es tan exaltado que aun los seres celestiales que están continuamente ante su Trono están permanentemente llenos de temor reverente por su naturaleza santa. Cuán vital y necesario es, entonces, como seres caídos, que reconozcamos su santidad y procuremos que su sangre purificadora y su justicia nos purifiquen.

 

Ir Arriba CICLO DE APRENDIZAJE

Concepto clave para el crecimiento espiritual: La justicia de Dios lo ubica muy por encima de nosotros en pureza, perfección, gloria y luz, y deberíamos honrar su santidad.

 

Ir ArribaPASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Si es posible, usa medios visuales con el propósito de ayudar a la clase a imaginarse las historias de algunos encuentros sagrados mencionados en las Escrituras.

Actividad inicial: Pide que alguien te dibuje los elementos indicados, abajo; o divide a tu clase en grupos, y pide a cada grupo que represente una de las historias ante los demás: el número siete (Gén. 2:2); la escalera del sueño de Jacob con los ángeles (Gén. 28:10-19); el Trono y un carbón encendido que tocó la boca de Isaías (Isa. 6:1-6); la zarza ardiente (Éxo. 3); los incensarios de Nadab y Abiú (Lev. 10); la nube que descansaba sobre el Tabernáculo, en el desierto (Núm. 9:15-20, y cap. 12); un guerrero luminoso como el que apareció a Josué (Jos. 5:13-15); un carro que lleva el arca y un sacerdote que procura sostener el arca (2 Sam. 6:1-7); el arca en el templo de Baal, con el ídolo destrozado delante de él (1 Sam. 5, 6).

Analiza: ¿Qué historias te sugieren los dibujos o las representaciones? ¿Qué tienen en común estos relatos? ¿Cómo supo la gente, en esas historias, que esos elementos o personas eran santos? ¿Qué los hacía santos? ¿Cuál fue la reacción de los personajes de esos relatos a los elementos (o personas) santos? ¿Por qué razón Dios quiere enseñar a su pueblo acerca de su santidad?

Considera: Habla acerca de las cosas santas con las que tratamos hoy, tales como la Cena del Señor, el matrimonio, el púlpito, el templo o capilla, y la Biblia. ¿Qué los hace santos? ¿Cómo nos relacionamos con estos elementos y circunstancias en forma diferente de cómo lo hacemos con las cosas seculares?

 

Ir ArribaPASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Qué honor es poder tomarnos el tiempo para considerar la naturaleza santa de Dios. Este podría ser un buen momento para arrodillarnos para orar otra vez, pidiendo a Dios una bendición sobre este estudio especial.

Comentario de la Biblia

I. Tiempo sagrado y las relaciones

(Repasa, con tu clase, Gén. 2:2, 3; Éxo. 20:8).

Todo lo que Dios hace es bueno, y debe ser honrado y respetado, incluyendo nuestros cuerpos. Sin embargo, Dios dos cosas, al momento de la creación, que bendijo en forma especial e hizo santas. “Entonces tuvieron su origen dos instituciones gemelas para la gloria de Dios en beneficio de la humanidad: el matrimonio y el sábado” ((H Ad 310). El Creador mismo unió las manos de Adán y de Eva e instituyó la ley del matrimonio, por la cual llegaron a ser uno. “Lo que el mismo Padre eterno había considerado bueno, era la ley de la más elevada bendición y progreso para los hombres” (Ibíd.).

El sábado era esencial para la humanidad, aun antes de la caída, y antes de que el trabajo, tal como lo conocemos hoy, llegara a formar parte de nuestras vidas. Aun en el paraíso, era importante que nuestros primeros padres dejaran a un lado sus propios intereses y ocupaciones, maravillosos como eran, y tomaran un tiempo especial a fin de contemplar más plenamente lo que Dios había hecho. Esto despertaba su gratitud mientras reflexionaban sobre la belleza, la sabiduría, el poder de su Creador, y reconocían que todo aquello de que gozaban provenía de su mano.

Ser capaces de compartir su deleite en las hermosas escenas de la naturaleza hacía que la felicidad de Adán y de Eva fuera perfecta, de una manera que el compañerismo de los ángeles no podría haber logrado. (Ver Patriarcas y profetas, p. 26). El sábado es un período en el cual la familia y los amigos pueden fortalecer sus lazos de relaciones, mientras gozan juntos de las cosas de Dios.

Considera: ¿Cómo honró Cristo el sábado? ¿Qué clase de actividades se preocupó en realizar en sábado? ¿Cuál es la importancia de su acto final de descanso en este día?

II. Encuentros sagrados

(Repasa, con tu clase, Gén. 28:10-19; Éxo. 3; Isa. 6:1-6).

Al segundo día de su huida de la casa, Jacob se sintió culpable, solitario, desterrado y desesperado. Lloró mientras suplicaba por perdón y por la seguridad de que no había quedado abandonado. No sintió alivio ni siquiera la confianza en que Dios lo había escuchado. Pero, esa noche, soñó que el cielo estaba abierto hacia él, con una escalera que cruzaba el espacio y ángeles que subían y bajaban por ella. Aunque le llevó toda la vida comprender plenamente lo que Dios le estaba mostrando en ese sueño, se dio cuenta de que tenía un Salvador y una conexión con el Cielo. Esta maravillosa revelación de Dios causó un impacto tan grande sobre él que Jacob marcó el lugar como algo sagrado, y lo llamó Betel, “casa de Dios”.

Betel llegó a constituir un lugar especial, al cual Dios dirigió a Jacob después de que sus hijos habían demostrado tanta crueldad y falsedad en la masacre de Siquem. Jacob estaba horrorizado y quebrantado por las acciones de ellos, y se postró ante Dios, con mucha preocupación acerca de la venganza de las naciones vecinas. Sin embargo, mientras la familia viajaba hacia Betel, Jacob les narró la historia de su primera salida de la casa y del sueño que Dios le dio en Betel. Al contarla, su propio corazón fue suavizado, y los corazones de sus hijos fueron tocados por el poder subyugador de Dios. Entregaron sus ídolos y joyas; cuando llegaron a Betel, estaban preparados para adorar allí. Dios renovó su promesa del pacto a Jacob y le cambió su nombre por Israel (Gén. 35:9-15).

No siempre se marcaron otros lugares donde Dios se encontró con su pueblo, incluyendo la zarza ardiente en la cual Dios se comunicó con Moisés, o el lugar donde Dios, como un guerrero, se reveló a Josué. Pero, esos lugares fueron sagrados en esos momentos; señalados así por Dios, quien pidió a Moisés y a Josué que se quitaran sus zapatos. Encuentros sagrados requerían de otras conductas, tales como una estricta limpieza (por ejemplo, en el Monte Sinaí). Quienes se encontraron con Dios, se inclinaron y escondieron sus rostros.

“La humildad y la reverencia deben caracterizar el comportamiento de todos los que se allegan a la presencia de Dios. En el nombre de Jesús podemos acercarnos a él con confianza, pero no debemos hacerlo con la osadía de la presunción, como si el Señor estuviese al mismo nivel que nosotros. [...] Los tales debieran recordar que están ante la vista de Aquel a quien los serafines adoran, y ante quien los ángeles cubren su rostro. A Dios se lo debe reverenciar grandemente; todo el que verdaderamente reconozca su presencia se inclinará humildemente ante él, y como Jacob cuando contempló la visión de Dios, exclamará: ‘¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo’ ” (PP 256, 257).

Considera: ¿Qué otros encuentros sagrados recuerdas? ¿Cuáles fueron las circunstancias de estos encuentros?

III. Espacios y cosas sagrados

(Repasa, con tu clase, Lev. 10; Gén. 9:8-17; 12).

Nadab y Abiú habían subido al monte con los setenta ancianos, y habían presenciado la gloria de Dios de una manera especial. Acababan de terminar de ayudar a su padre, Aarón, y a Moisés con la dedicación del Tabernáculo, y también habían pasado por una limpieza y consagración especiales como sacerdotes. La santa Presencia de Dios era evidente, en el Tabernáculo, en la nube de fuego. Pero, como su padre había estado cediendo, no exigiendo el respeto por su autoridad, ellos no habían aprendido a respetar ni honrar los requerimientos exactos de Dios. Aunque ellos sabían que la adoración en el Tabernáculo exigía una preparación cuidadosa y solemne, estaban parcialmente ebrios. Esto había embotado sus percepciones morales, y dejaron de distinguir la diferencia entre lo que era sagrado y lo que era secular.

El castigo cayó rápidamente, a plena vista de la congregación. Dios le indicó a Moisés que le ordenara a Aarón que no demostrara dolor. Aun cuando el padre se dio cuenta de que, en gran medida, los pecados de los hijos fueron el resultado de su propio descuido del deber. Aun cuando su corazón estaba embargado de angustia, no podía simpatizar con el pecado o llevar a la gente a murmurar en contra del juicio de Dios.

Considera: Para un estudio adicional, considera Patriarcas y profetas, páginas 762-769.

 

Ir ArribaPASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Analiza estas preguntas con el propósito de ayudar a los miembros de tu clase a hacer una aplicación personal de la lección.

Aplicaciones a la vida:

  1. ¿Qué preparación es necesaria para ayudarte a guardar como santas no solo las horas del sábado, sino también para cuidar de forma especial los límites del sábado, las horas de comienzo y final del Día?

  2. ¿Qué cosas pueden hacer, como clase, a fin de crear una atmósfera más sagrada para los cultos de adoración en la iglesia, así como para las devociones familiares y personales?

 

Ir ArribaPASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Sugiere las siguientes actividades: Planifica algunas comidas y actividades especiales, con tu familia y amigos, para el próximo sábado. Tal vez, puedes organizar a largo plazo, con tu familia, para los próximos meses para los sábados. O, tal vez, honra tu matrimonio la semana próxima con una cena especial.

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación. 2 Corintios 5:18.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura Los términos de nuestra salvación basada en Juan 16:23-24.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura Si Judas se hubiera arrepentido basada en Juan 13:18.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2019
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen