Guías o lecciones de la Escuela Sabática para el Estudio de la Biblia

Lecciones para adultos: "La promesa: El pacto eterno de Dios"

Edición para maestros. Segundo trimestre (abril-junio) de 2021

Lección 10: "El nuevo pacto"

Para el 5 de junio de 2021

 

Reseña | Comentario | Aplicación a la vida

 

Ir ArribaRESEÑA

Texto Clave: Jeremías 31:31.

La premisa original del “pacto” no ha variado con el tiempo. Sin embargo, cada vez que se ha ofrecido el pacto, la humanidad, con su naturaleza caída y pecaminosa, ha infringido el contrato. Pero Dios no se ha rendido con nosotros; todavía nos ofrece la salvación, si decidimos aceptarla.

 

Ir Arriba COMENTARIO

En realidad, no había nada de malo en el antiguo pacto; este fracasó porque el antiguo Israel repetidamente incumplió con sus condiciones. Desafortunadamente, una forma insensibilizada, dura, de adoración llamada ritualismo bloqueó el corazón de Israel. El problema siempre estuvo del lado humano, no del de Dios. Así ha sido siempre y continúa siendo ahora.

He aquí, vienen días

Fue a partir de este contexto que el Espíritu guió a Jeremías, el profeta llorón, para sentar las bases de las disposiciones y la funcionalidad del nuevo pacto. La Ley divina se grabaría en la catedral del corazón. Un nuevo Sacerdote del pacto sería investido en lo alto, y actuaría en lugar del sacerdocio levítico. La actividad mesiánica y redentora de un mejor pacto absorbería los servicios del Santuario terrenal.

Obra del corazón

A través de la tutela del nuevo pacto, Cristo, la Roca de la eternidad, deseaba desesperadamente quitar el corazón de piedra de Israel, de una religión de labios: “Les daré un solo corazón y pondré un espíritu nuevo en ellos; quitaré el corazón de piedra de sus cuerpos y les daré un corazón de carne para que sigan mis leyes y observen fielmente mis reglas. Entonces ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios” (H. M. Orlinsky, H. L. Ginsberg, Ephraim A. Speiser, eds., Tanakh, the Holy Scriptures. The New JPS Translation According to the Traditional Hebrew Text, p. 906; ver Eze. 11:19, 20).

El Mesías había establecido un marcado contraste entre la religión de declaraciones formales y la religión del corazón. ¿Podría ser esta, quizá, la razón por la que Cristo reprendió a una generación de dirigentes eclesiásticos desafiantes bañados en un formalismo insensible? “¡Hipócritas! Bien profetizó Isaías acerca de ustedes, diciendo: ‘Este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra; pero su corazón está lejos de mí. Pero en vano me adoran, enseñando como doctrinas las ordenanzas de los hombres’. Y llamando a la multitud, les dijo: Oigan y entiendan” (The Interlinear Hebrew-Greek-English Bible, t. 4, p. 44, énfasis añadido; ver Mat. 15:7-10).

Pactos antiguos y nuevos

El pacto del Sinaí no era un pacto de obras. En Éxodo 5:22 y 23, la pregunta de Moisés se planteó en forma de una indagación cósmica única, que buscaba conocer el poder, las cualidades y el carácter de Yahvéh. La respuesta de Dios reveló el significado de su nombre, en lugar de un título o una denominación (Éxo. 6:1-8). El nombre de Yahvéh refiere a una relación. Conocer el significado del Señor es saber lo que él puede hacer por Israel. Ellos habían escuchado el nombre Yahvéh, pero demostraron fe al confiar en lo que él podía hacer por ellos como su Dios.

En Éxodo, el pacto se basaba en dos motivaciones posibles. La primera era si Israel, por sus propias fuerzas, haría lo que Dios había dicho. La segunda era si Israel obedecería las obligaciones del pacto por fe, a través de la gracia fortalecedora provista misericordiosamente por el supremo YO SOY.

El dispensacionalismo también limita el tiempo del pacto de gracia. Divide la historia de la Biblia en siete períodos, lo que enseña que Dios obra de manera diferente en cada uno de estos períodos. Una dispensación es un lapso durante el cual se examina a la humanidad con respecto a alguna revelación específica de la voluntad de Dios. Cada dispensación termina con un juicio divino. Por ende, hay una dispensación de la ley y una dispensación de la gracia en medio de las dispensaciones. Por lo tanto, quienes sostienen tenazmente este punto de vista intentan en vano dividir la armonía bíblica entre la ley y el evangelio.

“Un mejor pacto”

“El nuevo pacto funciona mejor que el antiguo pacto para el pueblo de Dios. [...]
“En contraste con el antiguo pacto de Israel, [...] Cristo efectúa tres promesas básicas de Dios: (1) Internaliza la ley moral de Dios en el corazón de su pueblo [...]; (2) individualiza el conocimiento salvífico de Dios, de modo que cada israelita, sin excepción, tenga una relación personal e inmediata con Dios (Heb. 8:11); y (3) perdona los pecados del pueblo de Dios y ‘nunca más me acordaré de sus pecados’ (Heb. 8:12). [...]

“Según Hebreos 8 al 12, la Iglesia de Jesús representa el verdadero cumplimiento del nuevo pacto predicho por Jeremías. Lejos de ser una derogación del nuevo pacto de Israel, es más bien un tipo y una garantía de la consumación final del nuevo pacto, cuando los verdaderos israelitas de todas las edades se sumarán a la cena de las bodas del Cordero en la Nueva Jerusalén (Mat. 8:11, 12; 25:34; Apoc. 19:9; 21:1-5)” (H. K. LaRondelle, Israel in Prophecy: Principles of Prophetic Interpretation, pp. 114-121).

El sacerdote del nuevo pacto

Así como Aarón se dedicó al sacerdocio, Cristo se presentó ante el Padre. Así como Moisés ungió a Aarón, Dios ungió a Cristo (Lev. 8:30; Sal. 45:7).

“Aun cargando con humanidad, ascendió al cielo, triunfante y victorioso. Llevó la sangre de su expiación al lugar más santo de todos, la roció sobre el propiciatorio y sus vestiduras, y bendijo al pueblo” (Elena de White, The Youth’s Instructor, 25 de julio de 1901).

En la investidura de Jesús, el Padre le confirió el título de Sumo Sacerdote; porque Pablo señaló que “fue declarado por Dios sumo sacerdote” (Heb. 5:10; en 5:4, una palabra que indica un “llamado” al ministerio), ¡así como el rector de una institución de educación superior se dirige al graduado como “Doctor” en su graduación!

“Su oído marcado con sangre escucha la voz del Padre y responde al clamor de su oveja desamparada, vivificado por el Espíritu. Su mano, ensangrentada por los clavos, trabaja por el Reino de su Padre, dirigida por el Espíritu. Sus pies desgarrados dejan huellas carmesí para que nosotros podamos trazar nuestro camino hacia la gloria, iluminado por el Espíritu” (L. Hardinge, With Jesus in His Sanctuary: A Walk Through the Tabernacle Along His Way, p. 343).

 

Ir Arriba APLICACIÓN A LA VIDA

Para reflexionar: Aunque el antiguo Israel, especialmente en la época de Cristo, cayó en el legalismo, la religión que dio Yahvéh nunca fue legalista. Desde el Edén, siempre se presentó como gracia, la gracia de Dios, ofrecida a quienes la aceptaran con sus términos. Al elegir aceptar la gracia de Dios y entregarse a ella, el pueblo entabló una relación de pacto con Dios.

  1. Debido a su tendencia humana, Israel interrumpía continuamente su relación con Dios. Entonces, ¿cómo reformuló la Cruz el antiguo pacto para que fuera un pacto “mejor”? ¿Cuáles eran las ventajas del nuevo pacto sobre el antiguo? Explica cómo podría existir el peligro de dar por sentada la gracia bajo el nuevo pacto.

  2. Considerando la tendencia de quienes infringen continuamente su parte del trato, ¿por qué crees que la historia muestra a Dios acercándose a la humanidad vez tras vez, en un intento de entablar una relación de pacto con nosotros? ¿Qué nos dice esa perseverancia sobre el amor de Dios por nosotros?

  3. ¿Por qué deberíamos hoy, con el conocimiento de Cristo y de su sacrificio, ser más fieles a Dios que la gente de antaño? Es decir, debido a que tenemos la asombrosa manifestación del carácter de Dios revelado en Jesús, que los de antaño no tuvieron (al menos, no en forma tan clara como nosotros), deberíamos ser aún más fieles que ellos. Analicen esta idea en clase.

  4. Algunos quizá pregunten: “¿Cómo sabes que el acceso a Dios no depende de los logros ni de la obediencia, sino simplemente de aceptar el don de la gracia y el favor amoroso de Dios?” ¿Qué ejemplos podrías usar de tu propia vida para responder esta pregunta? ¿Qué importancia tienen nuestras historias de vida en el cumplimiento del nuevo pacto?

  5. ¿Por qué era tan difícil que la gente aceptara el nuevo pacto cuando Jesús lo presentó originalmente? ¿Es más fácil o más difícil que la gente lo acepte hoy? Explica.

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

Mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú. Deuteronomio 5:14.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura La venida del consolador basada en Juan 14:16-17.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura Protejamos las puertas basada en Salmo 126:5-6.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2021
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen