Guías o lecciones de la Escuela Sabática para el Estudio de la Biblia

Lecciones para adultos: "La promesa: El pacto eterno de Dios"

Edición para maestros. Segundo trimestre (abril-junio) de 2021

Lección 1: "¿Qué ocurrió?"

Para el 3 de abril de 2021

 

Reseña | Comentario | Aplicación a la vida

 

Ir ArribaRESEÑA

Texto Clave: Génesis 1:26, 27.

Dios creó a la humanidad a su imagen para que pudiera existir una relación profunda entre él y nosotros. El desprecio de Adán y Eva por la voluntad de Dios destrozó esa relación. Sin embargo, Dios tenía un plan de contingencia: la restauración de la relación quebrada a través de Jesús, su Hijo.

 

Ir Arriba COMENTARIO

La curiosidad irreverente es una trampa de fe diabólica en la que se intentan penetrar verdades que Dios nunca tuvo la intención de que se investigaran (ver Deut. 29:29). “Pero cuando Dios dijo a su Hijo: ‘Hagamos al hombre a nuestra imagen’ [Gén. 1:26], Satanás sintió celos de Jesús. Deseaba que se lo consultase con respecto a la formación del hombre, y porque no fue consultado, se llenó de envidia, celos y odio” (PE 17).

Tortugas hasta el fondo

 En Génesis 1:1, el verbo hebreo especial bara (crear) expresa la habilidad de la Deidad para convertir energía en materia. Algunos creen que el verbo bara expresa la liberación divina de energías creadoras, las que produjeron algo de la nada. Bara se habría llevado a cabo con “absoluta originalidad, es decir [...] un comienzo y un surgimiento de la nada (ex nihilo), y no un mero moldeado de materia preexistente o de premateria” (H. Kuhn, “God Makes”, p. 481).

La fe perenne prospera en la medianoche de las cosas divinas desconocidas, y brilla como un faro golpeado por una tormenta, que se mantiene firme, a pesar de las olas de incredulidad. Una fe como esta es la que sobrevive a la neblina de los sistemas de creencias no bíblicos con respecto al origen de la humanidad.

“El espiritismo enseña ‘que el hombre es un ser susceptible de adelanto’ ” (CS 610). “El darwinismo social [...] sienta las bases para que los genetistas y biólogos, bajo el manto de la ciencia, categoricen a los seres humanos de una manera que apoye la superioridad racial, una idea que alcanzó su apogeo en la Alemania nazi” (C. E. Bradford, Sabbath Roots: The African Connection, pp. 66, 67).

A imagen del Creador

En la siguiente obra, se ha sugerido que “tselem (imagen) denota el contorno de la sombra de una figura, y damuth (semejanza), la correspondencia o la semejanza de esa sombra con la figura” (H. D. M. Spence y J. S. Excell, eds., The Pulpit Commentary, t. 1, Genesis-Exodus, p. 30).

“A semejanza de Dios, [el hombre] tenía la capacidad de escoger, es decir, la libertad de pensar y actuar con referencia a imperativos morales. De este modo, era libre de amar y obedecer o de desconfiar y desobedecer” (Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, Creencias de los Adventistas del Séptimo Día, pp. 116, 117).

strong>Dios y la humanidad juntos

En el sentido bíblico, cuando “Dios bendice”, autoriza la función o el cumplimiento de la cosa bendecida. “Dios creó al hombre para la gloria divina, para que después de pasar por la prueba y la aflicción la familia humana pudiera llegar a ser una con la familia celestial. El propósito de Dios era repoblar el cielo con la familia humana, si hubiera demostrado obediencia a cada palabra divina” (Comentarios de Elena de White, CBA 1:1096, cursiva añadida; ver además Isa. 43:7.)

En el árbol

“Los seguidores de Satanás salieron a su encuentro, y él se levantó, asumiendo un aire arrogante, y les informó acerca de sus planes para apartar de Dios al noble Adán y a su compañera Eva. [...] Y si lograban tener acceso al árbol de la vida que estaba en medio del jardín, su fortaleza sería, según ellos, igual a la de los ángeles santos, y ni Dios mismo podría expulsarlos de allí” (HR 29, 30).

En términos sencillos, Dios le advirtió a la inocente pareja que evitara un árbol especial, que la Deidad se reservaba. “El Señor me dio un vistazo de otros mundos. Me dieron alas y un ángel me acompañó desde la ciudad hasta un lugar brillante [...]. La hierba del lugar era de un verde vivo y las aves gorjeaban un canto dulce. Sus moradores eran de todas las estaturas; eran nobles, majestuosos y hermosos. [...] Después vi dos árboles, uno de los cuales se parecía mucho al árbol de la vida en la ciudad. El fruto de ambos lucía hermoso, pero no debían comer de uno de ellos. Tenían derecho a comer de ambos, pero les estaba vedado comer de uno. Entonces mi ángel acompañante me dijo: ‘Nadie en este lugar ha probado del árbol prohibido’ ” (PE 70; ver además Gén. 2:15-17).

Fin de la relación

 La teología de la rebelión humana está ligada al razonamiento impío de Adán, que ingirió el fruto prohibido del relativismo.

El relativismo, un nuevo paradigma del mal, por el cual el yo retiene la tendencia a decidir sus propios parámetros de moralidad, compite con la voluntad soberana de Dios, y es totalmente invencible, salvo mediante intervención divina. (Ver Juec. 21:25.)

Los resultados fueron trágicos.

“Ambos comieron, y [...] obtuvieron [...] el conocimiento del pecado y un sentimiento de culpa. El manto de luz que los envolvía pronto desapareció y, presas del sentimiento de culpa y de haber perdido la protección divina, un temblor se apoderó de ellos” (HR 39, cursiva añadida).

 

Ir Arriba APLICACIÓN A LA VIDA

Para reflexionar: Vivimos con los efectos del pecado en todos los aspectos de nuestra vida. Existe una doctrina teológica llamada “Depravación total”. Aunque no significa lo que la frase implica comúnmente en la actualidad, no es muy diferente. Se trata de la idea de que todos los aspectos de la existencia humana han sido afectados por el pecado. Desafortunadamente, parece que es así.

  1. ¿Cómo vemos que la realidad de esta “depravación total” se manifiesta en nuestra vida? ¿Qué podemos hacer al respecto? O, si no podemos hacer nada en cuanto a eso, dado que es nuestra naturaleza, ¿cómo podemos superar esa naturaleza? Y ¿hasta qué punto podemos?

  2. La Caída nos impide tener una relación perfecta con Dios. Jesús murió para que nuestra relación con Dios pudiera restaurarse. El poder de la Cruz, ¿cómo nos permite recuperar esa relación?

  3. Nuestro Creador dedicó tiempo y cuidados extra para crear a Adán y a Eva. ¿Por qué crees que hizo de su creación un acontecimiento del que dará para hablar, maravillarse y debatir por toda la eternidad? Compara la creación de la humanidad por parte de Dios con los preparativos que hacen los futuros padres para su primogénito. ¿Cómo te ayudan estas similitudes a comprender el amor de Dios?

  4. Tener acceso al poder de Dios, ¿cómo nos ayuda en nuestro crecimiento espiritual y en nuestra comprensión del plan de Dios para nosotros?

  5. Debido a que es omnisciente, Dios estaba muy consciente del “riesgo” de crear a la humanidad a su imagen. Imagínate su corazón apesadumbrado cuando tuvo que recurrir al “Plan B: la muerte de su Hijo unigénito”. ¿Qué significa este Plan B para ti cuando sales de los límites de tu relación con Dios? ¿En qué se parecen tus distracciones y tentaciones a las que enfrentaron Adán y Eva?

  6. Cuando Jesús vivió en la Tierra, su toque sanó a muchos que creyeron. Su toque fue un destello de su poder creador. Antes de irse, prometió que seguiríamos teniendo acceso a su poder creador (Juan 14:12-14). Esta promesa, ¿es figurativa o literal? Explica. ¿Cómo puede esta promesa ser decisiva en tu vida diaria?

  7. Génesis indica que originalmente la humanidad fue creada a imagen de Dios. Esto, ¿se aplica solo al estado de existencia anterior a la Caída, o en cierto sentido continúa siendo así hoy? Si es así, ¿por qué?

  8. Dios dijo a Adán y a Eva que señorearan y sometieran la Tierra y las fuerzas de la naturaleza. ¿Cómo deberíamos interpretar este mandato a la luz de la explotación irresponsable de la naturaleza de la que la humanidad ha sido a veces culpable?

  9. Adán y Eva cayeron como resultado del ejercicio de su libre albedrío. Este libre albedrío, aunque Dios lo concibió como un don, se convirtió en una maldición. ¿Puedes pensar en ejemplos de otras cosas que son buenas en sí, pero que pueden pervertirse como resultado de las malas decisiones?

  10. Adán, en lugar de seguir a Dios, siguió a Eva. ¿Qué nos dice esto sobre el peligro de permitir que otras personas o cosas nos distraigan de nuestro compromiso con Dios?

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

Mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú. Deuteronomio 5:14.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura La venida del consolador basada en Juan 14:16-17.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura Protejamos las puertas basada en Salmo 126:5-6.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2021
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen