Guías o lecciones de la Escuela Sabática para el Estudio de la Biblia

Lecciones para adultos: "La promesa: El pacto eterno de Dios"

Edición para maestros. Segundo trimestre (abril-junio) de 2021

Lección 4: "Un pacto eterno"

Para el 24 de abril de 2021

 

Reseña | Comentario | Aplicación a la vida

 

Ir ArribaRESEÑA

Texto Clave: Genesis 17:7.

Al igual que con Noé, Dios llamó a Abraham a una relación de pacto especial que tenía muchos de los mismos parámetros que el pacto de Dios con Noé. Sin embargo, a través del pacto con Abraham, Dios estableció las bases para el pacto de salvación con toda la humanidad; al menos, con toda la humanidad que será salva.

 

Ir Arriba COMENTARIO

En Génesis 15:7 Dios brinda a Abraham una identificación de sí mismo como Yahvéh, el Dios personal. ¿Cómo podía pensar Abraham que el control de su vida no era asunto de Dios, cuando Dios se presentó como el Dios personal de Abraham?

Yahvéh y el pacto con Abraham

El pacto confirmó la sumisión de Abraham al gobierno divino sobre sus asuntos más personales. ¿Cómo podría el patriarca recibir los beneficios de este convenio si asumía una actitud egoísta? Él no pudo, y nosotros tampoco. A medida que estudiamos la historia de Abraham, hay una tendencia a perder de vista el hecho de que el pacto con él se trataba de una fe que obraba. Al igual que con el patriarca, también debe suceder con nosotros.

’El-Shaddai

 Este término aparece por primera vez en el texto hebreo de Génesis 17:1 y 2, relacionado con Abraham. La palabra para Dios aquí es El—Shaddai, que a menudo se traduce como “Dios Todopoderoso”.

Vayamos por partes. La palabra El está relacionada con Elohim (“En el principio creó Elohim los cielos y la tierra”), y representa omnipotencia, poder, trascendencia. Este título para Dios, Elohim, se ve en todo el relato de la Creación del Génesis. La palabra El se traduce como “Dios” unas doscientas veces; también connotaba al Dios poderoso.

Shaddai: significa “pecho”, lo que da la idea de alguien que suple, que nutre y que satisface. Conectada con la palabra El, retrata la noción de “el extremadamente poderoso que puede suplir y sustentar”.

De Abram a Abraham

En Génesis 17:3 al 5, el cambio de nombre indicó un cambio de relación. Por lo tanto, se había establecido una relación superior. “Abram fue el primero de varios hombres cuyos nombres cambió Dios. Los nombres tenían una importancia mucho mayor para los antiguos que para nosotros ahora. Todos los nombres semíticos tienen significado, y generalmente consisten en una frase o sentencia que expresa un deseo o, quizá, gratitud de parte de los padres. En vista de la importancia que la gente le daba a los nombres, Dios cambió los nombres de ciertos hombres para hacerlos armonizar con sus experiencias, pasadas y futuras. Abram, que significa ‘Padre enaltecido’, no aparece en esta forma en ninguna otra parte de la Biblia, pero se lo encuentra bajo la forma de Abiram, que significa ‘Mi padre es enaltecido’ (Núm. 16:1; 1 Rey. 16:34)” (CBA 1:334).

Etapas del pacto

A propósito de la saga de las etapas del pacto, “Dios hizo un pacto en tres etapas con Abraham. La primera se informa en Génesis 12:1 al 3; la segunda en Génesis 15:1 al 21; y la tercera en Génesis 17:1 al 14” (G. M. Hasel y M. G. Hasel, The Promise: God’s Everlasting Covenant, p. 34). En Deuteronomio 10:16, este pacto también se simbolizaba con la señal de la circuncisión: “Y circuncidarás el prepucio de tu corazón, y no endurecerás más la cerviz” (The Interlinear Hebrew-Greek-English Bible, t. 1, p. 489; ver Deut. 10:16.)

El término circuncidar, en la terminología hebrea, se traduce como mool, que significa cortar el prepucio de un varón hebreo después del nacimiento, al octavo día. Por lo tanto, el sentido espiritual del número ocho representa la regeneración espiritual en un Yahvéh de nuevos comienzos. Con la idea de que el “prepucio” mundano de Israel debía cortarse, esta señal espiritual fue concebida para representar la lealtad de Israel a Yahvéh. De allí en más, el antiguo Israel recibió la invitación divina a participar de una relación regenerada con Yahvéh.

Las obligaciones del pacto

“Porque yo lo he conocido, para que mande a sus hijos y a su casa después de sí; y para que puedan observar el camino de Jehová, para hacer justicia y derecho, a fin de que Jehová traiga sobre Abraham lo que ha dicho de él” (The Interlinear Hebrew-Greek-English Bible, t. 1, p. 40; ver Gén. 18:19.)

La belleza de este pasaje es que está revestido de la maestría divina de El-Shaddai a fin de lograr lo que la incredulidad considera imposible. Fue el discernimiento divino lo que animó a Abraham a pastorear a Isaac con su vara disciplinada de educador consumado. Así, después de que el nombre de Abraham llegó a ser grande, su abnegación brilló cada vez más.

¿Cómo? ¿Por qué?

Porque el interés personal se había consumido en la sumisión a la voluntad divina, de modo que estaba dispuesto a tratar a su “hijo unigénito” como al cordero de una ofrenda de sacrificio; que luego proveería Dios mismo. Por lo tanto, la primera “ofrenda” de Abraham tipificaba que “nada es demasiado precioso para que no se lo demos a Dios” (Comentarios de Elena G. de White, CBA 1:1108).

Para Abraham, esta provisión divina “fue la razón primordial para llamar Jehová jireh a la escena de este hecho. Era un recordatorio constante de la maravillosa gracia de Jehová que había realizado esta liberación. [...] ¡Que grande y gloriosa liberación era la que había proporcionado la gracia de Jehová, y cuán inesperada y dramática! El punto límite del hombre es siempre la oportunidad de Dios, no solo para la liberación, sino además para enseñar también lecciones maravillosas de su propósito y de su providencia” (N. Stone, Names of God, pp. 62, 63).

 

Ir Arriba APLICACIÓN A LA VIDA

Para reflexionar: La diferencia entre un médico extraordinario y un buen médico es la capacidad de recordar nombres y rostros, además de los problemas médicos. En lugar de recordar solo alguna enfermedad, el médico extraordinario recuerda a la mujer ansiosa por recuperarse y así poder cuidar a su hijo recién nacido. En lugar de recordar solo el hueso roto, el médico extraordinario recuerda al hombre preocupado porque perdió el trabajo. Nombres y personas: ¡de eso se trata Jesús!

  1. Hay porciones enteras de la Biblia llenas de nombres y conexiones. En la antigüedad, la gente se tomaba los nombres en serio. En ese contexto, explica las implicancias psicológicas y espirituales de que Dios cambiara el nombre a Abram por Abraham. ¿Por qué Dios se molestó en explicar el significado de su propio nombre? El significado de su nombre, ¿qué diferencia marcó para sus contrapartes en la relación de pacto?

  2. En los tiempos bíblicos, el cambio de nombre a menudo conllevaba un cambio de estatus. ¿Cómo puedes aplicar este concepto a lo que sucede cuando alguien vuelve a nacer?

  3. Nuestro lugar ante la santa presencia de Dios depende de cuán íntimamente lo conozcamos. Las promesas de Dios son gestos de intimidad. ¿Cómo deberíamos responder? Mientras Abraham viajaba por tierras lejanas y extrañas, su pacto con Dios fue una fuente de ánimo y compañerismo. ¿Cómo son las promesas de Dios hoy? Comparte con la clase tu promesa bíblica preferida y un momento en que esa promesa determinó la diferencia entre el éxito y el fracaso en tu crecimiento espiritual.

  4. La Biblia da muchos títulos a Jesús. Elige el que sea el más significativo para ti. Escribe las razones por las que te ves identificado con ese título en particular. Comparte la lista con la clase como testimonio de lo que Jesús significa para ti.

  5. Jesús no solo conoce tu nombre; él conoce todos tus pensamientos, e incluso realiza un seguimiento de cada cabello que pierdes o que se vuelve gris. Esto ¿te hace sentir incómodo o seguro? Explica.

  6. De muchas maneras Dios intenta comunicarnos la verdad sobre su naturaleza y su carácter. Entonces, ¿cómo es posible que adquiramos conceptos distorsionados, falsos, e incluso perversos, sobre cómo es Dios? Y, lo más importante, ¿cómo podemos corregirlos?

  7. En Génesis 17:1, se hace referencia a Dios como El-Shaddai o Dios Todopoderoso. ¿Cómo responderías a alguien que dice que es imposible que Dios sea absolutamente bondadoso y todopoderoso al mismo tiempo? ¿Existe alguna contradicción, o estos atributos se apoyan mutuamente?

  8. En Génesis 17:4 y 5, Dios cambió el nombre de Abram por Abraham (“Padre de muchas naciones”). ¿En qué sentido es posible que gente de diversos orígenes sea descendiente de Abraham?

  9. Si Dios es totalmente misericordioso y perdonador, ¿por qué la obediencia a sus Mandamientos continúa siendo necesaria para los seres humanos en relación de pacto con él? ¿Necesita él nuestra obediencia o nosotros debemos ser obedientes? Explica.

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

Mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú. Deuteronomio 5:14.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura La venida del consolador basada en Juan 14:16-17.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura Protejamos las puertas basada en Salmo 126:5-6.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2021
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen