Guías o lecciones de la Escuela Sabática para el Estudio de la Biblia

Lecciones para adultos: "Descanso en Cristo"

Edición para maestros. Tercer trimestre (julio-septiembre) de 2021

Lección 11: "Anhelo de más"

Para el 11 de septiembre de 2021

 

Reseña | Comentario | Aplicación a la vida

 

Ir ArribaRESEÑA

El Antiguo Testamento está lleno de tipos, sombras y rituales que los cristianos del siglo XXI a menudo ignoran, pero tienen un profundo significado espiritual. Las lecciones que estos tipos enseñan están llenas de significado. Entendidos correctamente, mejoran enormemente nuestra vida espiritual.

Toda la historia de Israel es un ejemplo de nuestro andar cristiano con Dios. Así como los israelitas fueron liberados milagrosamente de la esclavitud egipcia, atravesaron el Mar Rojo, comieron maná en el desierto y bebieron de la roca en su viaje, nosotros también estamos en un viaje espiritual. Providencialmente, Cristo nos libera de la esclavitud del pecado, nos conduce a través de las aguas del bautismo, nos nutre con el maná de su Palabra y sacia nuestra sed terrible en el desierto de este mundo mediante su propia vida.

Dios instruyó a Israel para que construyera un Santuario en el desierto a fin de que él habite “en medio de ellos” (Éxo. 25:8). Este Santuario debía construirse según el “modelo” de la realidad celestial (25:40). Todo lo relacionado con su construcción y sus servicios revela verdades eternas sobre el Cristo viviente. Jesús está representado en cada ofrenda. El sacerdocio, el mobiliario y el servicio, todo señala a Cristo. El sistema sacrificial con derramamiento de sangre presagia la sangre derramada de Cristo.

El objetivo de la liberación de Israel y su salida de Egipto era llegar a Canaán. La Tierra Prometida les brindaría el descanso celestial. El descanso sabático prefiguraba este descanso mayor en Cristo y era un precursor del descanso que Dios tenía previsto para ellos en la Tierra Prometida (Heb. 4:1-11).

 

Ir Arriba COMENTARIO

A menudo el apóstol Pablo se refirió a la experiencia de Israel en su viaje a la Tierra Prometida como un ejemplo para los creyentes cristianos. En 1 Corintios 10:11, declara: “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos”. Los ejemplos del Antiguo Testamento ofrecen aportes valiosos para la vida cristiana.

Visitemos el Santuario con nuestra imaginación. Vemos a un hombre con un cordero acercarse al altar y colocar la mano sobre el animal. Levítico 4:33 aclara el significado: “Y pondrá su mano sobre la cabeza de la ofrenda de expiación”. Poner la mano sobre el cordero implica confesión, y la auténtica confesión es específica. Levítico 5:5, en su descripción de la ofrenda por la culpa, señala esto: “Confesará aquello en que pecó”.

Simbólicamente, el pecado se transfería de la persona al cordero. Por ende, el cordero debía morir. ¿Por qué debía morir el cordero? ¿Qué mal hizo el cordero? Nada, absolutamente nada. Pero este es un mensaje central del Santuario: cuando confesamos nuestros pecados, en la práctica, estos se transfieren a Jesús, el Cordero de Dios. ¿Quién mata el sacrificio? El pecador arrepentido que ha transferido su pecado al sustituto. “Y la degollará [a la ofrenda] por expiación en el lugar donde se degüella el holocausto” (Lev. 4:33). Presta atención a los pasos que esto conlleva.

El libro El conflicto de los siglos describe la escena de esta manera: “Día tras día el pecador arrepentido llevaba su ofrenda a la puerta del Tabernáculo y, poniendo la mano sobre la cabeza de la víctima, confesaba sus pecados, transfiriéndolos así figurativamente de sí mismo a la víctima inocente. Luego se mataba el animal” (CS 470).

Después, el sacerdote tomaba la sangre del animal sacrificado y la rociaba ante el velo en el Lugar Santo del Santuario. En algunos casos especiales, el sacerdote comía la carne y luego entraba al Santuario. Así, el pecado se transfería al cuerpo del sacerdote que había comido la carne. La persona común, por supuesto, no podía entrar al Santuario. Cuando los pecados de esa persona se transferían al Santuario, quedaban ocultos a la vista humana. Nadie podía verlos. La sangre de Cristo los cubría.

Por lo tanto, David exclama, en el Salmo 32:1: “Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado”. La palabra “bienaventurado” significa feliz, contento, realizado, en paz o en reposo. Cuando acudimos a Jesús y confesamos pecados específicos, nuestro corazón está en paz. Nuestros pecados realmente se transfieren al Santuario celestial. Por lo tanto, el salmista puede exclamar con alegría: “Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Sal. 103:12). Ya no sobrellevamos la carga, la culpa, la vergüenza, la condenación del pecado; esta se transfirió a nuestro cordero moribundo. Nuestro Sacerdote Viviente lo lleva a través de su sangre al Santuario celestial.

Lecciones del Cordero

En el servicio habitual, cuando el pecador contrito transfería su pecado al cordero inocente, este se convertía en el portador del pecado. Por lo tanto, con referencia a Cristo, las Escrituras declaran: “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (1 Ped. 2:24). Así como el pecador arrepentido llevaba un sustituto que moría en lugar de esa persona, así cada persona arrepentida puede ir por fe al Calvario y, mirando al Hijo de Dios crucificado, decir: “Me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gál. 2:20).

La gracia de Cristo es inmerecida. Jesús experimentó la muerte agonizante y dolorosa que sufrirán los pecadores perdidos. Experimentó la plenitud de la ira del Padre, o el juicio contra el pecado. Fue rechazado para que nosotros pudiésemos ser aceptados. Él murió la muerte que era nuestra con el fin de que nosotros pudiéramos vivir la vida que era suya. Llevó la corona de espinas para que nosotros pudiéramos llevar una corona de gloria. Fue clavado en posición vertical con un dolor tortuoso sobre una cruz, para que nosotros pudiéramos reinar en un trono con los redimidos de todas las edades, vistiendo las túnicas de la realeza para siempre. En nuestra vergüenza y culpa, Jesús no nos rechazó; se acercó con amor para aceptarnos. El cordero moribundo representa el cuerpo destrozado, magullado, golpeado y ensangrentado de nuestro Salvador. Habla de un amor tan maravilloso, tan asombroso, tan divino, que prefirió asumir la condenación, la culpa y el castigo del pecado sobre sí mismo antes que perder siquiera a uno de sus hijos eternamente.

Elena de White explica el significado de la cruz en El Deseado de todas las gentes, página 701: “Sobre Cristo como sustituto y garante de nosotros fue puesta la iniquidad de todos nosotros. Fue contado por transgresor, para que pudiese redimirnos de la condenación de la ley”. Esta es la historia de la gracia. Esta es la historia del amor inconmensurable de nuestro Salvador.

El descanso sabático en Cristo

El verdadero reposo sabático es el reposo de la gracia en los brazos amorosos de Aquel que nos creó, que nos redimió y que vuelve por nosotros. ¿Recuerdas esa frase única de Génesis 2:3: “En él [el sábado] reposó de toda la obra que había hecho en la creación”? El sábado es el reposo de Dios. Descansó el séptimo día como un reconocimiento divino de que su obra estaba completa.

Hebreos 4:9 y 10 compara el reposo de Dios al final de la semana de la Creación, cuando cesó de sus obras, con nuestro cese de las obras humanas, al entrar en el reposo salvífico de Cristo. Hebreos lo expresa de esta manera: “Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas” (Heb. 4:9, 10). Según las Escrituras, nuestro descanso sabático es un acto de adoración suprema en el que descansamos totalmente en Jesús para nuestra salvación. El Comentario bíblico adventista hace esta perspicaz declaración sobre Hebreos 4:4: “Así como permanece inmutable el propósito original de Dios para este mundo –su ‘reposo’-, de la misma manera permanece inmutable el día de reposo o séptimo día, el día de ‘reposo’ que él estableció como un recordativo de la Creación para que no olvidáramos su propósito al crear este mundo. Por eso la observancia del reposo del séptimo día testifica no solo de la fe en Dios como Creador de todas las cosas, sino también de la fe en su poder para transformar la vida y hacer idóneos a los seres humanos para que entren en ese ‘reposo’ eterno que originalmente fue para los habitantes de esta tierra” (CBA 7:435).

Hay una gran riqueza en el concepto de descanso divino. El libro de Hebreos amplía el concepto de manera espectacular. Para el autor de Hebreos, el descanso divino implica una relación de fe con Jesús que nos lleva a descansar en Aquel que nos creó, sabiendo que él nunca nos dejará ni nos desamparará. También incluye descansar en su obra completa de la Cruz. Descansar en Cristo es confiar en su gracia para nuestra salvación; pero el resto en Hebreos 4 incluye mucho más. La meta de Cristo para Israel era llevarlos a la Tierra Prometida. Su propósito no era que deambularan por el desierto durante cuarenta años. Sus corazones siempre estarían inquietos hasta que llegaran sanos y salvos a su tierra de origen. Cuando se cumpliera la promesa del pacto, encontrarían paz duradera y descanso celestial. Cualesquiera que sean los desafíos que enfrentemos en esta Tierra, el descanso que ofrece Cristo no es temporal; el reposo sabático prefigura el descanso eterno que Jesús desea para nosotros en la Tierra Prometida celestial. Entonces, y solo entonces, nuestro corazón estará en paz permanente. Nuestro descanso en Cristo hoy precede al día glorioso en el que descansaremos con él por la eternidad.

 

Ir Arriba APLICACIÓN A LA VIDA

Pide que alguien lea en voz alta el siguiente poema anónimo en clase. Tengan en cuenta lo que estudiamos en la lección de esta semana y respondan las preguntas que aparecen después del poema.

Deja que descanse en ti, oh Señor,
Sin luchas, sin preocupaciones, sin tensiones
Contra el peso de los días
Que me causan lágrimas y dolor.
Déjame recordar que tu mano
Puede aligerar toda carga.
Y en tu presencia estaré seguro
En el camino más tenebroso de la vida.
Porque has dicho que cercano estás
A todos los que necesitan tu ayuda.
Entonces, torpe y mortal como soy,
¿Por qué debería temer?

Analicen las preguntas siguientes en el contexto de la lección de hoy:

  • ¿Qué significa entrar en el reposo de Cristo?

  • El servicio del antiguo Santuario, ¿cómo contribuye a nuestra comprensión del reposo en Cristo?

  • Reflexionen en estos tres hechos de la historia de la salvación: la Creación, la Cruz y la segunda venida de Cristo. Un conocimiento más profundo de cada uno de estos hechos, ¿cómo sirve de base para la paz y el descanso en Cristo?

  • ¿Qué explicación dan Hebreos 3:9 y 4:13 de que Israel no haya entrado en el reposo de Dios, y cómo podemos nosotros entrar en su reposo?

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

La fiesta solemne de los tabernáculos harás por siete días, cuando hayas hecho la cosecha de tu era y de tu lagar. Y te alegrarás en tus fiestas solemnes, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, y el levita, el extranjero, el huérfano y la viuda que viven en tus poblaciones. Deuteronomio 16:13-14.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura Sufriendo por la verdad basada en Juan 15:20.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura La permanente invitación de Dios basada en 1 Timoteo 5:24-25.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2021
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen