Guías o lecciones de la Escuela Sabática para el Estudio de la Biblia

Lecciones para adultos: "Descanso en Cristo"

Edición para maestros. Tercer trimestre (julio-septiembre) de 2021

Lección 5: "Venid a mí…"

Para el 31 de julio de 2021

 

Reseña | Comentario | Aplicación a la vida

 

Ir ArribaRESEÑA

¿Alguna vez sentiste que las cargas que llevas son demasiado pesadas? ¿Alguna vez sentiste que tu nivel de estrés está al límite y no puedes soportar más? La lección de esta semana brinda ayuda práctica cuando llegamos al límite. Por cierto, ya sea que nuestras cargas sean extremadamente pesadas o relativamente ligeras, Jesús nos invita a acercarnos a él para encontrar alivio.

Nuestro principal pasaje bíblico de esta semana es Mateo 11:28 al 30: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. ¿Notaste los tres mandatos específicos de tres palabras en la declaración de Cristo? En primer lugar, dice: “Venid a mí”. Él es la fuente de nuestra paz. Él es el manantial de nuestra fuerza. Solo él puede llevar nuestras cargas. Él es el único que realmente puede aliviar el estrés abrumador que a veces experimentamos. El segundo mandato de tres palabras es “Llevad mi yugo”. Los bueyes que están en yugo se unen para servir y alivianarse el esfuerzo. Cuando nos unimos a Cristo en el servicio a los demás, nuestras cargas se vuelven más livianas. En la lección de esta semana, estudiaremos más a fondo lo que significa estar en “yugo” con Cristo. El tercer mandato de tres palabras es “Aprended de mí”. Jesús cargó el peso de este mundo sobre sus hombros, pero vivió en una atmósfera de paz divina. No estaba estresado por los desafíos que enfrentó. En la lección de esta semana, exploraremos este pasaje con considerable detalle, enfatizando especialmente el anhelo de Jesús de que descansemos en él y que encontremos paz del corazón y la mente.

 

Ir Arriba COMENTARIO

Se cuenta la historia de un anciano granjero que caminaba penosamente por un camino de tierra estrecho y viejo, llevando un saco de papas en la espalda, con los hombros caídos y el paso laborioso y lento. Era un día de verano extremadamente caluroso, y el sudor corría por la frente del anciano. Se animó un poco cuando un vecino se acercó en su carro tirado por caballos y le preguntó al anciano si quería que lo llevara. Feliz, se subió a la parte trasera del carro. Mientras avanzaban, el vecino observó que el hombre todavía tenía el saco de papas en la espalda. Se dio vuelta y le dijo al granjero: “Amigo, descansa un poco. Deja tu saco”. Según cuenta la historia, el anciano simplemente respondió: “Has sido tan amable de llevarme; lo mínimo que puedo hacer es llevar mi carga”. Sin duda, esta historia es ficticia, pero ilustra bien el tema de la lección de esta semana. Es posible que todavía llevemos nuestras propias cargas pesadas incluso después de haber ido a Jesús. Nuestro Salvador anhela aliviarnos del estrés de llevar estas cargas. Él quiere llevar nuestra carga. Estudiemos cómo podemos liberarnos de las cargas que a menudo sofocan nuestro gozo.

Ven a Jesús

Jesús nos invita a acercarnos a él. ¿Qué significa esto en términos prácticos? Ir es una decisión de la voluntad. Ir implica nuestra decisión personal. Jesús nos ha dado a cada uno de nosotros libertad de elegir. Él no forzará nuestra voluntad. No nos presionará para que vayamos. Él nos invita bondadosamente. Nos impresiona con su Espíritu para que vayamos a él. Pero es nuestra la decisión. Ir es poner nuestra confianza en su capacidad para llevar la carga. Vamos con fe, creyendo que él es más grande que el problema, más grande que la dificultad y más grande que el desafío. Elena de White comparte esta idea alentadora: “Su invitación es: ‘Venid a mí’. Cualesquiera que sean tus ansiedades y pruebas, presenta tu caso ante el Se ñor. Tu espíritu será fortalecido para poder resistir. Se te abrirá el camino para librarte de estorbos y dificultades. Cuanto más débil e impotente te reconozcas, tanto más fuerte llegarás a ser en su fortaleza. Cuanto más pesadas tus cargas, más bienaventurado el descanso que hallarás al echarlas sobre el Portador de las cargas” (DTG 296).

Uncidos a Jesús

Cuando acudimos a Jesús, él nos invita a tomar su yugo. Estas palabras que eran comunes para sus oyentes del siglo I, parecen extrañas a nuestros oídos. William Barclay, en su comentario bíblico sobre Mateo 11:26 al 28, explica las palabras de Jesús con respecto al yugo de esta manera: “Jesús nos invita a llevar su yugo sobre nuestros hombros. Los judíos usaban la frase ‘el yugo’ para ‘someterse a’. Hablaban del yugo de la Ley, el yugo de los Mandamientos, el yugo del Reino, el yugo de Dios”. Tomar el yugo de Cristo es someterse a su voluntad. Cuando se colocaba el yugo alrededor del cuello del buey, el animal se sometía a la dirección de su amo.

Según Barclay, puede haber un significado más profundo en las palabras de Cristo: “Bien puede ser que Jesús haya tomado las palabras de su invitación de algo mucho más cercano que eso. Dice: ‘Mi yugo es fácil’. La palabra ‘fácil’ está en griego, chrestos, que puede significar bien ajustado. En Palestina, los yugos de buey se hacían de madera; traían al buey y le tomaban las medidas. Luego se desbastaba el yugo y se volvía a traer el buey para probarse el yugo. El yugo se ajustaba cuidadosamente para que le quedara bien y no hiriera el cuello de la paciente bestia. El yugo se hacía a la medida del buey”.

¿Crees que Jesús habrá hecho yugos en la carpintería de Nazaret? Barclay habla de una leyenda que dice que Jesús “hacía los mejores yugos de buey de toda Galilea, y que gente de todas partes del país acudía a él para comprar los mejores yugos que ese oficio podía aportar”. ¿Te imaginas un letrero sobre la puerta de la carpintería de Jesús que dijera algo como esto: “Los mejores yugos de toda Galilea se hacen aquí”?

El yugo que Jesús pone alrededor de nuestro cuello para unirnos a él encaja bien. Él llega a ser nuestro socio en el servicio y se une a nosotros. Lo que quiere decir es: “La vida que te doy no es una carga para ti; tu tarea está hecha a medida para ti”. Todo lo que Dios nos envía está hecho exactamente a la medida de nuestras necesidades y habilidades. Como dice el apóstol Pablo: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Cor. 10:13). Uncidos a Jesús, tenemos la absoluta seguridad de que él nos fortalecerá para soportar cualquier tentación, prueba o tribulación que enfrentemos. El descanso que Cristo nos da es la seguridad de que él está a nuestro lado para permitirnos prosperar en cada uno de los desafíos de la vida.

Elena de White agrega: “ ‘Llevad mi yugo sobre vosotros’, dice Jesús. El yugo es un instrumento de servicio. Se enyuga a los bueyes para el trabajo, y el yugo es esencial para que puedan trabajar eficazmente. Por medio de esta ilustración, Cristo nos ense ña que somos llamados a servir mientras dure la vida. Hemos de tomar su yugo sobre nosotros con el fin de que podamos ser colaboradores con él.

“El yugo que nos une al servicio es la Ley de Dios. La gran Ley de amor revelada en el Edén, proclamada en el Sinaí, y en el nuevo pacto escrita en el corazón, es la que liga al obrero humano a la voluntad de Dios. Si fuésemos dejados para seguir nuestras propias inclinaciones, para ir simplemente adonde nos conduzca nuestra voluntad, caeríamos en las filas de Satanás y llegaríamos a poseer sus atributos. Por tanto, Dios nos encierra en su voluntad, que es superior, noble y elevadora. Él desea que asumamos con paciencia y sabiduría los deberes de servirlo” (DTG 296). Llevar su yugo es someterse a su voluntad, y al someternos a su voluntad tenemos la mayor sensación de libertad y la mayor sensación de paz.

Aprender de Jesús

El último de los tres mandatos de Cristo en Mateo 11:29 es “Aprended de mí”. Al estudiar la vida de Cristo, repetidamente aparece un tema predominante. Cristo estaba totalmente comprometido con hacer la voluntad del Padre. En Juan 8:29, Jesús dice: “Yo hago siempre lo que le agrada”. En su última oración de intercesión en Juan 17, Jesús ora: “Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti” (Juan 17:21). Había una unidad inquebrantable entre Jesús y su Padre. Ni una sola vez en su vida terrenal Jesús decidió actuar o pensar en contra de la voluntad del Padre. Incluso en el momento más difícil de su vida, Jesús entregó su voluntad a la voluntad del Padre. En Getsemaní, cuando el destino del mundo temblaba en la balanza, y Satanás retorcía el corazón de Jesús con sus más feroces tentaciones, Jesús oró: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú” (Mat. 26:39). La paz perfecta se obtiene cuando nuestro corazón y nuestra mente son uno con la mente y el corazón de Cristo. Cuando, como dice el viejo himno, “No hay nada entre mi alma y mi Salvador” [himno “Ando con Cristo” en español], estamos en paz. El pecado perturba nuestra paz. Una relación rota entre nosotros y Jesús trastorna nuestra paz. Cuando acudimos a él deseando hacer su voluntad, unidos a él en servicio, nos promete: “Hallaréis descanso para vuestras almas” (Mat. 11:29).

 

Ir Arriba APLICACIÓN A LA VIDA

¿Puedes pensar en algo en tu vida que te impida entregarte por completo a Jesús? ¿Hay algo que te impida ir a él? Hay muchos que piensan que no pueden ir a Cristo a menos que primero se arrepientan de sus pecados y abandonen sus malos hábitos. La verdad es que vamos a Jesús tal como estamos, con todas nuestras faltas, atormentados por la culpa y plagados por la debilidad de nuestra carne. Cuando vamos, él nos acepta con los brazos abiertos. Nos da el don del arrepentimiento. Acepta nuestra confesión. Nos recibe como sus hijos e hijas. Nos da poder para vencer. Unidos a él, llegamos a ser nuevas criaturas en Cristo. Esta semana, considera comenzar tus días con estos dos enunciados:

  • Jesús, hoy vengo a ti. Reconozco que eres la Fuente de mi paz, mi propósito y mi alegría en la vida. Te presento mi voluntad hoy y pongo todos mis planes a tus pies.

  • Jesús, revélame cualquier cosa en mi vida que no esté en armonía con tu voluntad. Donde tenga actitudes, sentimientos, deseos y hábitos que sean contrarios a tu voluntad, por favor, revélamelos. Hoy, mi mayor deseo es complacerte.

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

La fiesta solemne de los tabernáculos harás por siete días, cuando hayas hecho la cosecha de tu era y de tu lagar. Y te alegrarás en tus fiestas solemnes, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, y el levita, el extranjero, el huérfano y la viuda que viven en tus poblaciones. Deuteronomio 16:13-14.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura Sufriendo por la verdad basada en Juan 15:20.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura La permanente invitación de Dios basada en 1 Timoteo 5:24-25.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2021
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen