La música correcta en la adoración

El autor(a) Yulián Pérez Sánchez es miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día de Corralillo, Villa Clara.

Categoría: Simposio Elena G. White


La música correcta en la adoración

Introducción

A partir de la década de 1960 hubo cambios importantes en la cultura occidental, la música promovió grandes cambios sociales, por ende se vio afectado el mundo religioso. También con el surgimiento de una música disonante o sincopada (Rock) se aceleró una serie de procesos de la Sociedad Occidental, procesos que más tarde afectaron al mundo también. Estos fueron:

  • Hubo un aumento del 110 % de emergencias relacionadas con las drogas.

  • Crecimiento alarmante de la homosexualidad.

  • Promiscuidad y enfermedades relacionadas con la misma.

  • Rebeldías.

En resumen, una ola de rebeliones, protestas, deserciones, sexo libertino (debería especificar sexo libre o algo así), epidemias de enfermedades, violencia callejeras, nuevos niveles más elevados de divorcios y hogares, y vidas destrozadas, fue lo que acompañó al mundo mientras seguían vehementemente este género musical.

Desarrollo

La música y sus efectos en el cuerpo

Los efectos de la música sobre el ser humano han sido un tema del más profundo interés desde la antigüedad, como se pone de manifiesto en la siguiente cita:

“Todas las emociones son producidas por la melodía y el ritmo. La música tiene poder de formar caracteres… siendo sus arreglos muy importantes para que los varios modos puedan distinguirse por sus efectos en el carácter. Uno por ejemplo trabaja en dirección de la melancolía, otro a la feminidad, uno fomenta el abandono y otro el control de uno mismo y otros entusiasmos” (Aristóteles).

Ante la presente crisis de la música, algunos filósofos y expertos se han pronunciado. Por ejemplo, Howard Hanson, compositor prominente y profesor de música en la Universidad de Eastman dice: “La música es un arte curiosamente sutil con innumerables y variadas connotaciones emocionales. Está formada por varios ingredientes y de acuerdo a la proporción de estos ingredientes puede ser suavizante o vigorizante, ennoblecedora o vulgarizada, filosófica u orgiástica. Tiene poder tanto para lo malo como para lo bueno”.

Entiéndase por ingredientes de la música aquí mencionados a:

  • Melodía (Tonos arreglados).

  • Color (Calidad de sonido).

  • Armonía (Conjunto de tonos para creación de acordes).

  • Ritmo (Distribución específica de tiempo dado una nota o sílaba).

  • Compás (Cuán rápido o lento debe ser cantado el ritmo).

Es interesante como se comenzaron a mezclar estos componentes para lograr nuevos ritmos musicales, rompiendo la armonía de las familias naturales donde se basan todos los compases, la familia armónica 2/4, cuál es el 4/4, y la familia armónica del 3/4.

Es aquí donde los efectos negativos de la música comienzan moviendo los acentos de esta familia a la posición no natural. Ejemplo: En la familia 4/4 que es la más usada, los acentos fuertes caen en el segundo y cuarto compases produciendo armonía, pero si dejamos el acento primario en el segundo tiempo y el secundario lo cambiamos al tercero, produciríamos una síncopa o ritmos múltiples. Lo mismo ocurriría si se tocan los cuatro tiempos del compás 4/4 como acentos fuertes.

La ciencia ha demostrado que la exposición a la música armónica refuerza los ciclos rítmicos del cuerpo, equilibra sus procesos y sincroniza los mensajes nerviosos, trayendo el cuerpo a un estado real de homeostasis.

Sin embargo, ser expuesto a la música disonante o sincopada, como queramos llamarla, produce todo lo contrario. Puede producir alteración de los latidos del corazón con cambio de la presión arterial, estimulación hormonal desproporcionada, produciendo por un lado mera excitación y por el otro lado un estado de inconciencia.

Para mantener un sentido de bienestar e integración es esencial que el hombre no sea expuesto a ninguna clase de ritmos que no estén de acuerdo con los naturales de su cuerpo. Tengamos en mente entonces que el juicio deteriorado y el comportamiento impropio puede ser obvio para un individuo afectado, pero la mayoría de las veces es el último en notarlo.

Evolución de la crisis musical en nuestro pueblo

Hasta aquí hemos hablado sobre la música sincopada y los grandes cambios sociales y principales afectaciones en el hombre. Sin embargo mientras todo esto ocurría en la cultura y sociedad occidental, el mundo religioso experimentaba cambios dramáticos. La nueva llama del catolicismo carismático había infectado de golpe al país occidental. Ellos estaban utilizando “manifestaciones del espíritu” tales como hablar en lenguas, y muchos grupos protestantes lo seguían de cerca. Luego, la teoría de la Raptura, concebida en 1585 por el sacerdote jesuita español Rivera de Salamanca, llegó a ser, en años recientes, el gran despertador del Protestantismo. El tocarse y escucharse en sesiones de  sensitividad llegaron a ser muy común como las músicas de rock, de jazz y de los homosexuales. En poco tiempo muchas iglesias comenzaron a hacer lo mismo.

Para poder introducir sutilmente este estilo musical en la adoración sin que ocasionara oposición, los católicos carismáticos utilizaron la estrategia de desarrollar bailes en los sótanos de las iglesias y en los colegios. Muchas iglesias protestantes comenzaron a hacer lo mismo, y de esta manera la mente espiritual se fue secularizando, impidiendo así que pudieran ser desechadas estas sacrílegas composiciones musicales en la adoración.

A nuestra iglesia también llegó esta llama carismática y las respuestas fueron variadas: Algunos quedaron en estado de choque, otros respondieron con una conducta menos que cristiana, otros simplemente observaron con interés o indiferencia y otros oraron al Señor. Por un tiempo la voz popular sonó de esta forma: “Por favor, no nos excitemos demasiado ni hagamos las cosas atropelladamente. ¿No creen que debemos mostrar espíritu de amor y tolerancia?, tal vez así ganaremos a alguien”.

Pero la palabra de Dios es clara “la amistad del mundo es enemistad con Dios” (Santiago 4:4).

Muy pronto, aunque no del todo y no tan pronto, nuestra iglesia, la que debe mantenerse pura y sin mancha como una esposa ataviada para el Cordero, se contaminó con la nueva corriente musical, no así con las “manifestaciones espirituales”.

La pregunta es: ¿Se ganaron más almas para la causa de Dios permitiendo que esta música moderna entrara en nuestro medio, una música con tales antecedentes?

La respuesta a la música fue eminentemente nociva para la obra, pues en el año 1900, en el Congreso de Indiana, ocurrió lo siguiente: Se introdujeron un tambor grande, 2 tamborines, un violín bajo, violines pequeños, 2 cornetines y se comenzó a tocar música bailable con letra cristiana, se usaron himnarios (Jardín Perfumado) pentecostales. Es triste como se le dio entrada a las nuevas melodías con el objetivo de ganar almas para Dios, y lo que se logró fue una tremenda confusión en contra de la verdadera adoración a Dios (confusión que aún hoy persiste).

¿Qué dice el Espíritu de Profecía?

La historia ha demostrado que imitar, o mejor dicho, mezclarse con las costumbres y con corrientes religiosas no provenientes de la Palabra de Dios, ha provocado una tremenda confusión al extremo que, tristemente, en la actualidad la posición de la iglesia en cuanto a la música del mundo con letra cristiana, danzas o expresiones corporales realizadas para adorar a Dios en el mundo protestante, es una posición dividida e indefinida, se desconocen límites y como resultado se ha perdido el temor de Dios y se han olvidado los testimonios; sin embargo, todo es tan claro para el que desea agradar a Dios dejándose guiar por su Espíritu que aun puede brillar la luz inconmovible de la verdad al respecto. Notemos lo planteado por Elena de White cuando se pronunció en contra de lo ocurrido en el Congreso de Indiana:

“Esas mismas cosas que habéis explicado que ocurrían en Indiana, el Señor me ha mostrado que volverían a ocurrir justamente antes de la terminación del tiempo de gracia. Se manifestará toda clase de cosas extrañas. Habrá vocerío acompañado de tambores, música y danza. El juicio de algunos seres racionales quedará confundido de tal manera que no podrán confiar en él para realizar decisiones correctas… Y a esto consideran como la actuación del Espíritu Santo”. (Mensajes Selectos Tomo II, páginas 41).

No debería estimularse esta clase de culto. Satanás trabaja en medio del estruendo y de la  confusión producida por esa clase de música, la cuál si fuera dirigida debidamente, serviría para alabar y glorificar a Dios. El diablo hace que tenga el mismo efecto que la mordedura ponzoñosa de la serpiente (2MS 43).

“Las cosas que han ocurrido en el pasado también acontecerán en el futuro. Satanás convertirá la música en una trampa debido a la forma como es dirigida. Dios exhorta a su pueblo, que tiene la luz ante sí en la Palabra y los testimonios, a que lea y considere, y luego que obedezca. Se han dado instrucciones claras y definidas a fin de que todos comprendan. Pero la comezón que experimentan ciertas personas por originar alguna cosa nueva, determina el surgimiento de doctrinas extrañas…”. (Mensajes Selectos Tomo II, páginas 42, 43).

La hermana White habla del tema, cita un testimonio en el Capítulo 46 de Mensajes Selectos, Tomo III, de un hombre cuyo nombre no menciona y le apoda Hermano U, que ejemplifica claramente como Satanás, a pesar de que en la iglesia se han mantenido columnas de la verdad que anuncian las verdades de Dios como son realmente, han sido arrastradas por sus engaños sutiles. Veamos lo que ella dice:

“El Hno. U tiene un buen conocimiento de música, pero su educación musical ha sido de una naturaleza tal como para actuar en un escenario más bien que para el solemne culto de Dios… Cualquier cosa extraña o excéntrica en el canto desvía la mente del carácter serio y sagrado del servicio religioso […] El ejercicio corporal para poco aprovecha. Cualquier cosa que esté relacionada de alguna manera con el culto religioso debe ser digno, solemne e impresionante”.

Si tenemos en cuenta cómo plantea el Espíritu de Profecía que debe ser la adoración a través del canto encontramos citas como estas:

“No existen exhibiciones semejantes entre los ángeles como las que he visto a veces en nuestras reuniones. Esta clase de notas desagradables y gesticulaciones no se ven en el coro angelical. Sus himnos no rechinan en los oídos. El canto es suave y melodioso… No requiere tanto esfuerzo ni ejercicio físico…Las demostraciones y contorsiones corporales, la aparición de esfuerzos exagerados y forzados, han resultado tan fuera de lugar para la casa de Dios, tan cómicos, que las impresiones serias hechas sobre las mentes han sido quitadas…”. (Mensajes Selectos Tomo III, páginas 380-383).

El instrumento musical con que Dios nos ha provisto, la voz, es de incomparable belleza y melodía cuando se canta en el espíritu, resulta sencillo, pero agradable, pero ¡como ha sido prostituido este don tan maravilloso! Si escudriñamos más los Testimonios podríamos encontrar más elementos relacionados con el tema.

La Biblia no calla sobre este asunto

Analicemos ahora lo que plantea la Biblia, y que relación tiene con lo que hemos visto hasta ahora.

El apóstol Pablo, en la primera carta a los corintios (1 Corintios 14:40) aconseja “Hágase todo decentemente y con orden”. En otras palabras, la música con que debemos alabar a nuestro Dios tiene que estar situada en ese marco, una música decente y con orden. Pero lo cierto es que no siempre sucede así. Otro texto bíblico “Me buscaréis y me hallaréis porque me buscaréis de todo corazón” (Jeremías 29:13). Sí, la alabanza es una herramienta para buscar a Dios, acercarnos al trono de la gracia. La expresión “todo corazón” expresa en sentido poético la unión de mente y cuerpo, o sea alabar a Dios con el entendimiento. Pero si la música es sincopada y de ritmos múltiples, vemos que el cerebro es inhibido y finalmente no se cumple la palabra de Dios en nosotros.

Además, según el apóstol Pablo, nuestro cuerpo es templo de Dios (1 Corintios 3:16, 17), no debemos dañarlo, pues sino seremos destruidos.

Hemos demostrado que la música sincopada aumenta los latidos del corazón y a su vez la presión arterial, y cuando la exposición a este ritmo es demasiada nuestro ritmo biológico se desordena y puede ser causante de varias enfermedades, entre las cuales se encuentra la epilepsia.

Vayamos a los orígenes de este tipo de música (sincopada) en la Biblia. Estudiemos dónde se origina, cuál era su fin y si, finalmente, era aprobada por Dios. Incluiremos también las expresiones corporales (Éxodo 32:7, 17 -19).

El pueblo de Dios había salido de la esclavitud de Egipto luego de 230 años de convivencia con los paganos, 430 años desde la promesa a Abrahán, tiempo suficiente para corromper las buenas costumbres e incluso la adoración. Es interesante cómo la ciencia ha comprobado o ha ubicado el origen de la música sincopada en Egipto, la que era utilizada para la adoración en sus cultos paganos acompañada de danzas.

En el versículo 7, el propio Dios advierte: “Desciende porque tu pueblo perece”, “se ha corrompido”, y cuando Moisés desciende, Josué, el cual esperaba al pie del monte, le comentó que oía alaridos y gritos de peleas.

A lo que Moisés respondió “No es alarido de fuertes ni de débiles sino de cantos”, era obvio por la expresión que la música había logrado un desenfreno tal en el pueblo que parecía que estaban peleando. En efecto al llegar Moisés al campamento, no solo oyó los cantos sino que observó el becerro y las danzas.

Es curioso cómo trabaja la música que posee acordes disonantes. Veamos: penetra en el oído, vibra en el tímpano, el cual transforma las vibraciones en un impulso químico e inconcientemente el cerebro pone a todos los músculos en tensión y el cuerpo produce una serie de movimientos que son abominación a los servicios religiosos.

Sería bueno señalar que a partir de ese momento el pueblo de Dios entraría en una instrucción constante por 40 años, para desaparecer lo malo y purificarse, acto que fue muy doloroso pues todos perecieron en el desierto, pero mientras eso sucedía una nueva generación se formaba.

Por otro lado, Moisés comenzó a trasmitirle las grandes verdades al pueblo a través de la música utilizando Salmos, ejemplo el 91. Esta tradición se fue arraigando en el corazón del pueblo, luego David, con la ayuda de músicos, hizo lo mismo, y otros en el pueblo se dedicaron a escribir Salmos, pues no todos los Salmos pertenecen a David.

Es curioso leer que los Salmos escritos para alabar a Dios tenían dos propósitos:

Unos eran escritos para alabar a Dios dentro del templo o santuario, y otros para las distintas celebraciones que tenían lugar en el atrio, entre las cuales existía una diferencia marcada. Veamos un ejemplo:

Dentro del tabernáculo (El yom quipur) (Levítico 23:26-32). El pueblo se preparaba para el juicio de Dios y se menciona que afligían su alma, una expresión utilizada para resaltar el escudriñamiento de los corazones de cada individuo. Por este contexto podemos entender que la música utilizada en la adoración en ese día no podía ser una música sincopada, porque como hemos visto esta música inhibe al cerebro y mutila la capacidad de determinar o razonar. El propósito de examinar o escudriñar los corazones no podía llevarse a cabo mucho menos utilizando además danzas o movimientos físicos.

Resulta curioso también que ese día estaba relacionado con el sábado, donde no se realizaban obras seculares, sino que las obras llevadas a cabo eran señaladas para un día de adoración especial a Jehová.

Una de las fiestas era “la pascua” (Deuteronomio 16: 1-8). Esta se hacía en recordatorio de la salida de Egipto, incluso se celebraba a la misma hora de la salida, de la puesta de sol (versículo 6) después de siete días y algunas normas en cuanto a esta celebración, concluían con una gran fiesta la cual era colmada de júbilo, pues recordaba con que poder Dios los había liberado de la esclavitud.

Como se puede comprender, los dos momentos son diferentes, son dos lugares diferentes y una adoración diferente. Recordemos ahora que los salmos coreografiados eran utilizados en las celebraciones, no así los usados dentro del templo.

Hoy enfrentamos un problema en nuestra iglesia, queremos traer las celebraciones adentro del tabernáculo, y por si fuera poco utilizando una música que nada tiene que ver con la adoración a Dios, ya que la música sincopada de ritmos múltiples o disonantes, como se quiera llamar, no nos eleva a Dios, ni nos hace escudriñar nuestra alma, sino que nos lleva a un estado de excitación o sensacionalismo que en la mayoría de los casos confundimos con el Espíritu Santo. Tal vez esto contribuya a que tantas personas no se sientan humilladas en la presencia del Señor, pues sus conciencias quedan anuladas por los efectos de esta música.

En el Pasaje bíblico de Apocalipsis 17:1-6 es interesante notar como esta mujer, la cual todos conocemos que representa a Babilonia la grande, madre de todas las rameras, tiene en su mano un cáliz con tres elementos: 1) Abominación, 2) inmundicia y 3) fornicación o prostitución. Y si sabemos que el diablo prostituía la verdad, entre la cual se encuentra la adoración a Dios, también podemos incluir que Satanás prostituirá la música, y es curioso como el diablo utiliza un movimiento religioso que ha sido la puerta de entrada de la música sincopada en los actos litúrgicos del pueblo de Dios, y así ha enseñado a sus hijas. Notemos que aquel que beba de este cáliz, pues, será partícipe del juicio de Dios y no alcanzará salvación.

Conclusiones

Si el ritmo tiene poder debemos decidir a cuáles de ellos nos vamos a exponer, a los armónicos o a los sincopados. Contrariamente a lo que habíamos estudiado, no existe término medio en la música, o realza designios del Creador o interfiere en el equilibrio tan necesario para nuestra salud mental, física, emocional y espiritual.

Finalmente, si tú y yo queremos ser del pueblo de Dios, solo nos resta conocer que este pueblo es un pueblo santo y puro que tiene una fe que no se contamina (Apocalipsis 14:4,5) ni en su boca se halló mentira.

Este trabajo tuvo como propósito ayudar a mostrar luz sobre la adoración a Dios que en este tiempo está tan deteriorada por los ardides de Satanás. Nunca el propósito de agredir o imponer criterios humanos, sino que todas estas evidencias aquí presentadas lo ayuden a usted, como fiel adorador, a escoger el camino correcto.

El profeta Jeremías dice: ‘Así ha dicho Jehová: he aquí pongo ante vosotros camino de vida y camino de muerte” (Jeremías 21:8). Escojamos el de la vida, y vivamos una vida de compañerismo con Dios a través de una verdadera adoración.

 

Devoción

Logo Escuela SabáticaLecciones de la Escuela Sabática

Estudie la palabra de Dios a través de las Guías o lecciones de la Escuela Sabática.


Devoción Matutina

No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes. Isaías 1:13.


Libros de Lecturas Devocionales

- A Fin de Conocerle. Hoy con la lectura Los esfuerzos débiles no bastan basada en Salmo 61:1-2.

- Cada día con Dios. Hoy con la lectura Cristo es el camino basada en Juan 14:8-9.


Club de Oración

Envíe su Pedido de Oración, sus peticiones serán tratadas de una forma confidencial.

Principal | Nosotros | Noticias | Recursos | Descargas | Devoción | Directorios

Iglesia Adventista del Séptimo Día de Santa Clara
Primer Sitio Cubano al Servicio de Cristo
©2002-2019
Contáctenos: iasdsantaclara@yahoo.es

Patrocinadores:
Ministerio PedrAngular
Craig Pettersen